DONUTS DE CHOCOLATE

Hola a tod@s!!!

Hoy vengo con una receta que estaba entre mis pendientes y tenía muchas ganas de hacer, el empujón final para decidirme a hacerlos, ha sido como no gracias a Esther del blog Cocinando Sabores, que mensualmente en la red de Instagram, nos propone retos para que nos animemos a realizar nuestra propia Repostería casera y disfrutar del resultado con nuestras familias.

Yo estoy encantada con este tipo de iniciativas, así que intento participar siempre que puedo, os animo a que echéis un vistazo por Instagram y veáis todas las propuestas geniales bajo el hastag #donutworrysiescasero

Antes de decidirme por una receta u otra estuve viendo algunas recetas. Tenéis gran variedad en la web, pero yo os aconsejo las que más me han gustado: Susana del blog Webosfritos que es una experta en el tema, también me ha gustado la del blog de Sweetandsour, pero finalmente me he decantado por la Receta del blog de Unodedos, vamos con ella…

Ingredientes (Salen bastantes donuts con estas cantidades, unos 21 donuts, si no queréis tantos dividir las cantidades a la mitad).

Prefermento > En primer lugar tenemos que preparar una primera masa o poolish que luego incorporaremos a la masa principal.

  • 120 gr. de Harina de Fuerza
  • 120 ml. de Leche tibia
  • 5 gr. de Levadura Fresca

Disolvemos la levadura fresca en la leche que debe estar ligeramente templada y la dejamos reservada mientras tamizamos la harina. Después mezclamos todo en un bol, yo este paso lo hago con las manos. Obtendremos una masa pegajosa, formamos una pequeña bola y la dejamos reposar en un bol tapado con papel film o un paño, debe duplicar su volumen, tiempo de levado: Una hora aproximadamente.

Masa Principal> Prepararemos otra masa a la que añadiremos el prefermento o primera masa.

  • 350 gr. de Harina de Fuerza
  • Prefermento Previo
  • 1 pizca de sal
  • 80 ml de leche
  • 75 gr. de Azúcar
  • 2 cucharadas de miel
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 huevos L
  • 80 gr. de mantequilla
  • Aceite de Girasol para freír
Transcurrido el tiempo de levado del prefermento o poolish comenzamos a prepara la masa principal.
En primer lugar debéis tener en cuenta que los ingredientes deben estar a temperatura ambiente, la mantequilla debe tener consistencia pomada, por eso es aconsejable sacarla de la nevera lo primero, los huevos y los 80ml de Leche también deben estar a temperatura ambiente.
Introducimos en el bol de la amasadora, la harina con el prefermento, la sal, la leche, el azúcar, la miel, la canela, el aroma de vainilla y los huevos previamente batidos. Amasamos durante unos cinco minutos e incorporamos la mantequilla, seguimos amasando otros cinco-diez minutos más, o hasta que la masa se vea suave aunque pegajosa y empiece a despegarse de las paredes del bol.
Untamos un bol con aceite y también nos untamos las manos, sacamos la masa del bol, será bastante pegajosa, hacemos una bola y la metemos al bol, tapamos con papel film o un paño y dejamos que duplique su volumen, hora y media – dos horas.
Una vez hayan levado, podéis continuar con el siguiente paso o bien meterlo al frigorífico y lo dejamos toda la noche, yo hice esto último.
A la mañana siguiente, sacamos del frigorífico y dejamos enfriar la masa una hora aproximadamente, es importante que no esté fría, después desgasificamos sobre una superficie enharinada y dejamos reposar unos diez minutos.
Mientras la masa se enfría, podéis preparar el papel de horno, yo lo he cortado en cuadrados para después poder disponer los donuts sobre ellos y de esta manera cuando vayáis a freírlos lo cogeis directamente con el papel de horno sin tener que tocar el donut y que se deforme.
Pasado este tiempo, estiramos la masa con un rodillo y vamos cortando bien con el cortador de donuts o con cualquier utensilio en forma de círculo que tengáis, los centros pueden hacerse con un tapón de plástico.
Tapamos los donut con papel film y dejamos levar hasta que doblen su volumen, unos cuarenta minutos aprox.
Lo siguiente será freír los donuts:
Es importante que dispongais de una sarten onda o una olla con fondo para freir los donuts. Yo use un litro de aceite.
La temperatura del Aceite, es aconsejable que este a unos 160 grados, si tenéis freidora o bien podéis haceros con un termómetro digital para poder medirlo mucho mejor. En mi placa vitroceramica, consigo esta temperatura en la posición 5 o 5,5 de 9 posiciones, os lo digo por daros una aproximación si no disponeis de termometro.
Una vez alcanzada la temperatura, comenzamos a freír los donuts, yo los voy incorporando uno a uno, cogiéndolo como os he explicado antes con el papel de horno, lo echamos dándole la vuelta al donut de forma que nos quedemos con el papel en la mano, con cuidado de no quemarnos.
Freiremos cada donuts, un minuto por cada lado, es importante dejar flotar el donut en el aceite no hundirlo. Según vamos friendo los vamos sacando y poniendo sobre una fuente con papel de cocina para que absorba el aceite y dejamos enfriar.
Yo como salieron muchos, ese mismo día los congele, así luego puedes ir sacándolos según necesidad y están tan buenos como el primer día.

Ahora os cuento la segunda prueba que hice de donuts, la verdad es que no soy de Dulces fritos, no hago rosquillas, ni estrellas, únicamente torrijas como no…? Así que, quería probar a hacerlos en el horno, hice la misma receta, dividiendo las cantidades y añadiendo alguna pequeña modificación:

Infusioné la leche del prefermento con cáscara de naranja y algunas vainas de cardamomo, después colé la leche y mezcle con la Levadura para que se disolviera. El resto del proceso igual salvo la parte final, horno precalentado a 180 grados, tiempo de horneado 10-15 minutos.

Finalmente he de reconocer que a pesar de mi descontento inicial, me quedo con la primera prueba, los fritos. El horno es una opción más sana y también están buenos, pero la miga, el sabor del donut que conocemos me lo recuerda más el frito.

Vamos con el glaseado, que en mi caso no lo es, yo he preparado una cobertura de chocolate, la misma que si fuera para una tarta, mi experiencia con los glaseados no es muy buena y pensé que quedaría igual de bien.
Ingredientes (para decorar unos 12 donuts):
  • 100 gr. de chocolate para fundir
  • 100 ml. de Nata Liquida
  • 25 gr. de mantequilla

Podéis variar las cantidades, la nata y el chocolate siempre son la misma cantidad de uno que de otro, con la mantequilla hacéis una regla de tres.

Preparación:

En un cazo, fundimos el chocolate en la nata liquida y una vez se haya fundido añadimos la mantequilla, fundimos la mantequilla en el chocolate, y retiramos del fuego. Tendremos una consistencia más o menos densa, dejamos enfriar un poco, no demasiado, lo ideal para poder mojar los donuts. Vertemos la mezcla en un bol y vamos metiendo los donuts boca abajo y mojandolos en el chocolate, después los disponemos en una rejilla y los dejamos para que el chocolate enfríe.

La verdad es que han tenido muchísimo éxito , más del que yo esperaba, ya que cuando los hice, no quede muy contenta, con el resultado, mas que nada porque creo que como en todo, exige practica y al ser la primera vez, la forma no me quedo como esperaba, eso si la masa y el sabor eran los adecuados y ya con el chocolate cambié de opinión, aunque os diré que yo solo he podido catar uno y es este que os muestro, al que le dí el mordisco para la foto, el resto volaron sin piedad…jajajaja

Como siempre os animo a que intentéis hacerlos. Como todas las masas exige respetar los tiempos de levado, y el tema de freír quizás es lo más engorroso, aunque todo es organizarse, pero merece la pena el esfuerzo porque el resultado es lo más gratificante y sabes que estas consumiendo un producto hecho en casa, elaborado por ti, sin tanto azúcar, sin aditivos, sin conservantes ni colorantes, que me decís? Si alguien se anima me gustaría ver el resultado, os espero…

Bueno ahora vamos con la anécdota de Valentina:

Hoy y mañana con motivo de las fiestas de carnaval, no tiene colegio, así que han venido mis suegros para quedarse con ella. Mientras yo me preparaba para marcharme a trabajar ella estaba en el salón con ellos. Últimamente ve una serie de Netflix que se llama ” A Rienda Suelta ” va de caballos, a Valentina le apasionan los caballos. El caso es que voy al salón y con el mando de la tv en la mano me dice: ” anda mamá ponme ” A Rienda Suelta ” que estos no saben, refiriéndose a mis suegros…😂😂😂 que niña!!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Anuncios

Nevaditos

Hola a tod@s!!! He estado un poco desconectada tras las navidades, pero me alegra estar de vuelta y que sea para retomar de nuevo el reto Una galleta un cuento organizado por Patricia de Patty’s Cake. Para este mes nuestra cita es con Heidi, cuento elegido por la ganadora del reto anterior Mar Ang del Blog Recetas ABC, con su Dulce de Mango y Piña.

Bueno creo que el cuento de Heidi lo conocemos todos, pero como siempre os dejo un breve resumen:

Heidi es una niña huérfana, llena de vida, alegre y bondadosa que vive en las montañas con su abuelo. Ella es muy feliz y ademas tiene a su amigo Pedro, que es pastor de ovejas y con él vive infinidad de aventuras. Pero un día el destino de la niña cambia, su tía quien la había encomendado al cuidado de su abuelo, se la lleva a la ciudad ya que considera que la vida que lleva en el campo no es lugar para una niña y debe aprender modales y estudiar. Heidi esta muy triste, aunque allí conoce a Clara una niña que pasa sus días en casa  a consecuencia de su invalidez, y entre ambas se crea una gran amistad, pero esto no hace que Heidi se olvide de su vida anterior echa mucho de menos a su abuelo y a Pedro. En su actual residencia, tendrá que lidiar con la quisquillosa Srta. Rottenmeier…

Si queréis más información sobre el cuento y la autora os dejo enlace, haz clic aquí.

Ya lo se, no se me ha ido la pinza,  se que se han pasado las navidades,  pero la receta de estos Nevaditos era ideal para Heidi,  ella que vive rodeada de montañas y de nieve,  me pareció lo más acertado.

Había que darle ambiente así que aunque estemos a finales de enero,  creo que aún estamos a tiempo de disfrutar de una receta un tanto navideña.
Si habéis echo polvorones,  veréis que ambas recetas son parecidas,  pero he de decir que aunque me encantan los polvorones,  me ha gustado mucho más hacer los Nevaditos,  la masa es más fácil de trabajar,  porque no se desmiga tanto y el toque del vino de jerez les da un aroma y un sabor especial.  Así que ya tenéis una receta para las próximas navidades,  que además de ricos,  son ideales por si quieres hacer un regalo,  se pueden envolver en el mismo papel de polvorones o si no dispuestos en una cajita,  les van a encantar.
Vamos con la receta…hay muchas recetas por la web y todas muy parecidas. Os dejo enlace de la que yo he tomado referencia,  con alguna pequeña modificación.
Ingredientes (Con estas cantidades os pueden salir unos 12-16, a mi me salieron 8 porque los hice muy gruesos):
  • 100 gr. de manteca de cerdo
  • 250 gr. de Harina de trigo
  • 60 ml. de Vino blanco fino de jerez
  • Un poco de ralladura de limón
  • 40 gr. de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • Azúcar glas para decorar

Utensilios:

  • Rodillo
  • Cortador circular
  • Colador o tamiz para decorar

Preparación:

En primer lugar, la manteca de cerdo debe estar a temperatura ambiente, debe tener consistencia de pomada como la mantequilla, os aconsejo sacarla un buen rato antes de poneros con la receta.

En un recipiente o bol, mezclamos la manteca de cerdo, con la ralladura de limón, el azúcar y la sal y mezclamos bien, después incorporamos poco a poco la harina intercalando adicciones de vino de forma que se vaya mezclando y formando la masa, yo lo he hecho de esta manera ya que fui incapaz de hacerlo según lo que indica la receta. Finalmente obtenemos una masa que envolveremos en papel film y dejaremos reposar en el frigorífico, yo deje la masa toda la noche.

Al día siguiente, o en un periodo no menor a dos horas, sacamos la masa y la dejamos atemperar, yo como había estado toda la noche, la deje una hora aproximadamente.

Precalentamos el horno 180º C, calor arriba y abajo.

Una vez lista, estiramos la masa con un rodillo, dejando el mismo papel film en el que esta envuelta entre medias del rodillo y la masa para evitar que se pegue.

Cuando hayamos obtenido el grosor que queremos, comenzamos a cortar la masa con el cortador de circulo y los vamos disponiendo en la bandeja donde los vayamos a hornear, yo utilizo una bandeja para galletas.

Horneamos durante 20 o 30 minutos, en mi caso 30 minutos, hasta que veáis que se doran los bordes.

Después los dejamos enfriar sobre rejilla y cuando hayan enfriado, espolvoreamos bien de azúcar glas.

El resultado es una masa tipo hojaldre de rico sabor,  si sois de los que os gusta este tipo de Dulces, con un café están muy buenos, eso sí como son caseros conviene consumirlos cuanto antes si no se is quedarán duros, aunque no creo que lleguen, en mi casa volaron en el mismo día, no dio tiempo.

Como veis es una receta muy sencilla y fácil de hacer, no he usado batidoras, no es necesario y no lleva mucho tiempo únicamente respetar el tiempo de frío en el frigorífico, ya que es necesario para obtener una buena masa.

A continuación os dejo enlace para que podáis ver lo que han preparado mis compañeras del reto, haz clic aquí.

Para terminar como siempre os dejo la anécdota de Valentina:

Estas navidades los Reyes le dejaron a Valentina una especie de zoológico mitad parque jurásico ya que había de todo,  animales y dinosaurios,  estaba todo montado simulando un parque con sus zonas de agua para los “hipototamos” como dice ella 😂😂😂.  Hemos dejado el ficticio parque ocupando la mesa del salón hasta la semana pasada,  le explique que había que recogerlo y que podría jugar con los animales y el fin de semana podríamos ponerlo de vez en cuando,  accedió aunque no le gusto mucho la idea. Una tarde se puso a jugar con los animales y la oigo decir: “Bienvenidos al parque, aunque no hay parque…”😂😂😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

 

 

 

Galletas de Jengibre y Canela

Hola de nuevo a tod@s y felices fiestas!!!  Por los pelos llego para participar en el extra de Navidad de “Una galleta un cuento” que como ya sabéis organiza Patricia de Patty’s Cake.  Está entrada es especial porque es la última del año y el cuento ha sido elegido a votación por todas las participantes así es que no quería perdérmelo.
En  esta ocasión el protagonista de nuestra historia es Rudolf el reno de la nariz colorada Rudolfph:
Rudolfph es uno de los 9 renos que tiran del trineo de Papá Noel para repartir los regalos el día 24 de diciembre Rudolfph se incorpora al resto de los renos el último y según cuentan el resto de los renos hace burlas y chistes sobre su nariz colorada y luminosa esta situación cambia cuando una noche con mucha nieve y Papá Noel no puede seguir con su trayecto gracias a la nariz de Rudolfph consiguen llegar a todos los hogares desde este momento Papá Noel pone al frente de los demás renos a Rudolfph para que esté les guíe.
Hace un par de semanas no sabría si podría participar llevo cosa de un mes con problemas en la mano derecha y he estado de baja, ante esta situación como no podía cocinar me dedicaba a ver Canal Cocina para consolarme. Y de ahí es de donde saque la idea y la receta que hoy he escogido para el reto me encanta Lorraine Pascale y en uno de los programas especiales de Navidad descubrí su receta de galletas de jengibre y canela y pensé que era ideal para el reto.
He tenido que adaptarla un poquito, al no disponer de algunos de los ingredientes que ella utiliza, pero igualmente han quedado muy ricas, así que yo contenta por haber podido hacerlas, aunque ello haya supuesto que hoy estoy de nuevo con dolor de mano, pero es que es muy difícil estarse quieta cuando te apasiona tanto algo y encima en estas fechas, seguro que muchas me entendéis…
Vamos con la receta:
Ingredientes (Para unas 24 galletas aproximadamente):
  • 100 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar moreno molido (yo he usado panela)
  • 2 cucharadas de sirope ( yo he usado miel)
  • 1 cucharada de melaza ( yo he usado sirope de arce)
  • 1 cucharada de jengibre
  • 1 cucharada de canela
  • 1 buen pellizco de clavo en polvo ( espolvoreé cuatro veces el bote)
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 250 gr de Harina

Preparación:
Ponemos en un cazo mediano la mantequilla,  el azúcar moreno molido, el sirope, la melaza,  el jengibre la canela y el clavo en polvo,  calentamos a fuego lento,  dejamos que se disuelva todo de 3 a 4 minutos removiendo,  retiramos del fuego y añadimos el bicarbonato y la harina poco a poco,  hasta obtener una masa suave pero firme.  Una vez lista dejamos que la masa se enfríe a temperatura ambiente durante 5 minutos no más.
Enharinamos la mesa y alisamos con un rodillo y volteamos todo el rato la masa, dejamos un cm de espesor.
Cortamos y desalizamos las galletas sobre la bandeja de hornear.
Introducimos en el horno precalentado a 180 grados,  10 minutos , incluso os díria que menos tiempo de horneado, estas galletas de por si quedan algo duras, es importante no excederse con el horno ya se pueden quedar demasiado duras.
Decoración:
En este caso he decidido hacer con las galletas adornos para colgar en el árbol de Navidad, creo que es una idea muy original e ideal para regalar a vuestros familiares en estas fechas para ello he utilizado lo siguiente:
  • Sprinkles de color rojo para la nariz
  • Cortador en forma de reno
  • Mermelada para usar como pegamento
  • Pincel fino para la mermelada
  • Cordel para colgar la campanilla
  • Campanillas pequeñas (yo las he comprado en Teddy)
  • Cordón plateado para colgarlo del árbol
  • Esteca con esfera, para marcar la nariz
  • Esteca tipo punzón para hacer el agujero (el agujero lo he hecho antes de hornearlas, aunque después del horneado se había cerrado un poco y lo he tenido que remarcar después,  cuidado no os cargueis la galleta, lo digo porque yo si rompí una)
  • Soportes de aluminio para colgar adornos navideños. También podéis encontrarlo en Teddy,  yo los he usado para simular las astas.

Espero que os hayan gustado, no había probado estas galletas y de sabor quedan deliciosas!!!

A continuación os dejo enlace donde podéis ver el resto de propuestas que han preparado mis compañeras del reto, haz clic aquí.

Y ahora me despido, hoy en lugar de anécdota quiero aprovechar para desearos un Feliz Año Nuevo, deseo de todo corazón que el nuevo año os traiga todo lo mejor, sobre todo salud y bienestar, Felices Fiestas!!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Roscón de Chocolate

Hola a tod@s!!!  Al fin de nuevo por aquí,  estas últimas semanas no están siendo muy buenas para mi en lo que a salud se refiere,  por ello esta entrada será cortita, espero mejorar y volver a la normalidad.
Tenía pendiente subir la receta del Roscón de Chocolate que preparé hace un par de semanas,  para el reto organizado en Instagram por nuestra querida Esther del blog Cocinando Sabores. La propuesta esta vez consistía en hacer nuestro propio roscón casero tradicional, en casa y es lo mejor, os puedo asegurar que si os animáis a hacer uno ya no volveréis a comprarlos,  nada que ver con lo comercializado, hay un abismo.
Quizás me estoy emocionando un poco,  pero es que desde que hice mi primer Roscón, me enamore,  ya os he contado en otras ocasiones que me encantan las masas levadas,  si no hago más es por falta de tiempo. Os digo sinceramente que merece la pena dedicar unas horas para elaborar este maravilloso dulce que es tradicional en nuestro país ,  os animo a ello, eso sí debéis tener en cuenta que lo más importante en su elaboración es respetar los tiempos de fermentación,  es imprescindible para obtener buenos resultados. Ahora ya si voy con la receta que he dicho que iba a ser corta y menuda charla os estoy dando…jejeje
La idea de hacerlo de chocolate la saque de la receta de Roscón de Chocolate del libro de Alma Obregón “Un año de Dulces”  lo que hice fue incluir algunos de los ingredientes de su receta en la receta que yo hago habitualmente de Roscón, os dejo enlace aquí, incluyo un paso a paso con fotos para que podáis ver mejor el proceso, por si os apetece echar un vistazo, queda delicioso, tierno, suave y esponjoso!!!
Ahora ya de verdad vamos con la Receta:
Ingredientes(Con estas cantidades os sale un roscón mediano-grande o dos pequeños):
  • 450 gr. Harina de Fuerza
  • 100 ml. de agua
  • 100 ml. de aceite de girasol o de oliva suave
  • 25 gr. de levadura fresca
  • 2 Huevos M
  • 100 gr. de azúcar
  • 35 gr de cacao Valor
  • 100 ml de Leche
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 rama de canela
  • Pizca de sal
  • Ralladura de una naranja
  • 1 cucharadita de Aroma de Azahar
  • Huevo batido para pincelar el Roscón

Para la Decoración:

  • Ganache de chocolate
  • Lacasitos

Preparación:

Calentamos la leche con la vainilla,  la rama de canela y la sal,  y retiramos antes de que llegue a hervir,  tapamos y dejamos enfriar.

Se pone la harina, previamente tamizada, junto con el cacao en polvo, en un bol grande, en forma de volcán, de modo que el resto de ingredientes los vayamos incorporando en el centro, añadimos los huevos.

Después incorporamos la levadura fresca prensada que habremos disuelto previamente en los 100 ml. de agua (os aconsejo que este unos diez minutos disuelta en el agua, antes de incorporarla, mientras vais preparando el resto de los ingredientes) añadimos también el azúcar, el agua de azahar, la ralladura de Naranja y la mezcla de leche, canela y vainilla que habiamos preparado al principio.

Lo siguiente, vamos a mezclar un poco los ingredientes, yo este paso lo hago a mano, os vais a encontrar con una textura bastante pegajosa, paciencia poco a poco vais mezclando e incorporamos el aceite y seguimos mezclando un poco más.

Comenzamos con el amasado, en mi caso lo hago con el accesorio gancho en la kitchenaid, el amasado es una de las claves para obtener un buen roscón, lo haremos en varios tramos, amasamos 10 minutos y dejamos reposar 3 o 4 minutos. Repetiremos esta operativa 3 veces, en total 30 minutos dejando intervalos de 3 o 4 minutos de reposo.

Para probar si esta lista la masa podemos probar a coger un trozo de la masa y estirarlo, si se hace transparente y no se rompe estará listo. Con el tiempo de amasado que os indico es suficiente.

Preparamos un bol grande, que untaremos con un poco de aceite, podemos untarnos también un poco las manos, seguidamente retiramos la masa del bol donde la hemos amasado, formamos un bola y la introducimos en el bol que hemos untado de aceite, tapamos con papel film y dejamos en una zona de la casa donde este calentito y no haya corrientes, para que leve, y doble su volumen, yo en mi caso, han sido cuatro horas.

Transcurridas las cuatro horas, una vez haya doblado su volumen, nos untamos de nuevo las manos con un poquito de aceite, también la superficie donde vayamos a amasar, y lo sacamos del bol, amasamos unos minutos quitando aire a la masa y formamos una bola, a la que hacemos un agujero en el centro, y le vamos dando la forma del roscón. Colocamos nuestra masa ya formada en la bandeja donde vayamos a hornearla sobre papel de horno, y le ponemos un aro o algo de forma circular en el centro para que no se nos cierre con el fermentado, después lo tapamos y lo dejamos levar durante una hora más…

Transcurrido este tiempo, pincelamos con huevo batido

Ya lo tenemos listo para introducirlo al horno que habremos precalentado 180ºC, calor arriba y abajo. Horneamos unos 25-30 minutos.

Preparación del Ganache:

Fundiremos 150 gr. de chocolate para fundir, en 150 gr. de Nata liquida, cuando adquiera espesor y consistencia, echamos 25 gr. de mantequilla y removemos hasta que se funda y el chocolate adquiera un tono brillante.

Dejamos enfriar un poco, pero no demasiado y bañamos el Roscón, una vez este último haya enfriado.

Por ultimo decoramos con los lacasitos por encima del baño de la ganache, también podéis utilizar otro tipo de decoraciones, según gustos, gominolas, pepitas de chocolate, etc…

Ultimo paso, creo que ese no tengo que deciroslo…mmmm!!! Espero que os animeis, vuestros familiares van a quedar encantados!!!

Bueno espero poder volver pronto con vosotros, pero si no es así, desearos que paséis una Felices Fiestas y Año Nuevo, os deseo de todo corazón, salud y bienestar y todo lo mejor para el 2018.

Para despedirme, vamos con la anécdota de Valentina:

Hace dos fines de semana, Valentina estuvo en el pueblo con sus abuelos, ella andaba por allí jugando y montando en su bici, mi suegra pues haciendo los quehaceres de la casa como siempre, mas tiempo de pie que sentada. Después de comer, en un rato de descanso para todos, Valentina ve a mi suegra sentada y la dice: Y tu que haces ahí sentada que no estas haciendo cosas? Jajajaja, madre mía con toda naturalidad que se lo salto…jejeje

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

 

Polvorones con Naranja y Azahar

Lo rápido que pasa el tiempo!!!  Dentro de nada tenemos las navidades encima,  así es que yo ya estoy en modo on y  he estado preparando algunas cosillas,  entre ellas la receta que hoy os dejo y  que  es muy tradicional de estas fechas. “Polvorones”  a mi me encantan y son muy sencillos de hacer a pesar de lo que pueda parecer.  El año pasado por falta de tiempo no pude hacerlos,  por eso este año decidí que no se quedarían en el tintero.

La receta base del polvorón se compone de harina,  azúcar glace, manteca y almendra,  después podemos agregar otros ingredientes como el chocolate o aromas para hacerlos variados.

Yo esta vez he probado con la ralladura de naranja y el Aroma de azahar que son esencias muy típicas de estas fechas.

Vamos con la receta…

Ingredientes (las cantidades que os dejo dan para unos nueve polvorones,  si los hacéis altos):

  • 200 gr. de Harina
  • 100 gr. de Azúcar Glace
  • 100 gr. de manteca de cerdo (yo he usado ibérica)
  • 50 gr. de Almendra molida
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 2 cucharaditas de Aroma de Azahar
  • La ralladura de una naranja

Decoración y Utensilios:

  • Cortadores
  • Rodillo
  • Azúcar Glace
  • Sésamo

Preparación:

En primer lugar, la manteca debe estar a temperatura ambiente, así que la sacamos del frigorífico, mientras vamos preparando y pesando el resto de ingredientes.

Ponemos la harina en una sarten a fuego medio-alto y removemos de vez en cuando para quitarle la humedad. La harina irá adquiriendo un color amarillento y huele a tostadita, momento en el que podemos retirar del fuego y reservar.

Mezclamos la manteca y el azúcar glace con una espátula hasta que este todo bien integrado y se haya formado como una especie de pasta, añadimos el resto de ingredientes, la almendra, la canela, la ralladura de naranja, el aroma de azahar y por ultimo la harina poco a poco no de golpe y vamos mezclando de forma manual hasta que se forme una especie de masa que se desmiga.

Envolvemos en papel film y la dejamos reposar en el frigo 30 minutos.

Transcurrido este tiempo, sacamos la masa y sobre una superficie alisamos con el rodillo para formar un cuadrado de unos 2cm de grosor. Después vamos cortando con un cortador los polvorones y los depositamos en la bandeja del horno sobre papel de horno. La masa se desmiga bastante, así que entre uno y otro debéis volver a formar el bloque, y alisar con el rodillo.

Mientras cortamos los polvorones, encendemos el horno en la posición grill.

Una vez los hayamos formado todos, espolvoreamos con sésamo cada polvorón y los metemos al horno, en la segunda altura empezando por abajo. Ojo con el grill que se os pueden quemar, en mi caso tan solo los dejo 5 minutos.

Después los sacamos y dejamos enfriar.

Cuando hayan enfriado podéis espolvorearlos con azúcar glace.

El resultado me ha gustado,  se entremezcla el sabor del polvorón con la naranja y se percibe cierto regusto del aroma de azahar.

Si os animáis es un regalo muy original,  el papel para envolverlos y las bolsas podéis encontrarlas en tiendas de Repostería.

Antes de despedirme, vamos con la anécdota de Valentina:

Hace poco recibimos una carta en el buzón que iba a su atención,  cuando lo abrí y le dije que la carta era para ella se puso muy contenta.  Ahora todos los días abrimos el buzón para ver si hay correo,  el otro día llego una carta del banco y le digo: Toma esta carta es para Mamá, llévala tu hasta casa, ella la coge la mira y le digo: Ahí pone mi nombre,  ella lo mira (aún no sabe leer) y dice si, pone Ma-ma!!! Jejeje

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Pan de Molde Integral con Nueces y Pasas

Hola a tod@s, ya estoy de nuevo por aquí, que tal han ido vuestras vacaciones? Las mías muy bien aunque esta es mi segunda semana ya incorporada al trabajo,  así que han pasado a ser un bonito recuerdo.  Los primeros días siempre son difíciles,  poco a poco vamos volviendo a la rutina, añadiendo la vuelta al cole, estos días entre preparativos se va el tiempo volando,  con la lengua fuera, vamos, otra vez con las prisas a todos lados, que le vamos a hacer…
Os diré que para hoy tenía preparada y lista otra receta,  pero este fin de semana me enteré a través de Instagram, que varias cuentas entre ellas y liderando el grupo, el blog Cocinando Sabores,  han creado una iniciativa para todo el que se anime  a hacer pan de molde casero y de esta manera poder comer pan de verdad. La propuesta consiste en que hoy 14 de septiembre  subamos la fotografía de nuestro pan con el hastag #estosiespandemolde junto con la receta.  Me gustó tanto la idea que no pude resistirme, porque hace tiempo que tenía en mente hacer alguna receta de pan, y es que me encantan las masas levadas, así que dicho y hecho, hoy os traigo la receta  del que ha sido mi primer pan de molde y creo que para ser el primero no ha salido nada mal…
Espero que alguno os animeis a probar, nada que ver con los que se comercializan. Da gusto poder comerse una rebanada de pan, con la satisfacción de que lo has hecho tu mismo, eso me encanta…
Ahora os dejo la receta que tiene miga…
Mi elección ha sido un pan de molde integral, he tomado como receta base la de Miriam del Blog “El Invitado de Invierno” quien nos la presenta a través del blog de María Lunarillos. Por mi parte he realizado algunas pequeñas modificaciones, vamos a ello…
Ingredientes:
  • 350 gr. de Harina Panadera Integral*
  • 520 gr. de Harina Panadera Blanca*
  • 8 gr. de Levadura seca de panadería
  • 550 gr. de agua tibia
  • 40 gr. de mantequilla derretida
  • 12 gr. de sal
  • 2 cucharadas de sirope de arce, en sustitución del azúcar (esto es opcional)
  • 130 gr. de nueces troceadas
  • 100 gr. de pasas sin pepitas

*En los dos casos la harina debe ser de media fuerza, para ello me he guiado mirando la cantidad de proteína por cada 100gr. que figura en el paquete, en este caso debe tener entre 10 y 11 gramos, para cumplir este requisito.

Preparación:

En primer lugar mezclamos en un bol, ambas harinas con el agua y lo dejamos reposar 20 minutos aproximadamente.

Transcurrido ese tiempo, añadimos la sal, la levadura de panadería, el sirope de arce y las nueces troceadas, amasamos bien con amasadora o de forma manual, yo en mi caso lo he hecho con mi compinche la KA, con el accesorio gancho, amasamos 2 minutos y descansamos 10, así hasta tres veces, después añadimos la mantequilla derretida y amasamos de nuevo hasta que se haya integrado por completo en la masa.

Cuando este lista, hacemos una bola con la masa y la ponemos en un bol que habremos engrasado previamente, y lo tapamos con film o con un paño. Dejamos que leve y doble su tamaño, en mi caso han sido un par de horas aproximadamente, después lo metemos al frigorífico a dormir toda la noche.

Al día siguiente, sacamos la masa, dejamos que se temple un poco y sobre una superficie enharinada, la aplastamos para quitarle aire. Después con un rodillo alisamos, dándole una forma de rectángulo, disponemos las pasas en la mitad de nuestro rectángulo y doblamos desde el centro hacia el otro lado para cerrarlo, repetimos un par de veces o hasta que hayamos incorporado todas las pasas.

Formamos un cilindro, que tenga una longitud acorde con nuestro molde (no olvidéis engrasarlo previamente) y metemos dentro nuestra masa. (Un inciso: Con estas cantidades, podía haber hecho dos panes, pero ansiosa de ver el resultado, hice solo uno que ha salido bastante grande y alto). Tapamos el molde con film o un paño y lo dejamos levar otro rato, una hora aproximadamente.

Finalmente, cuando nuestra masa haya crecido, la metemos al horno precalentado 250ºC, 20 minutos, después lo bajamos a 190ºC otros 20 minutos y listo. Tendréis un pan recién hecho y un olorcito en la cocina…mmmmm!!!

Os diré que mi pan siguió levando durante un rato en el horno, tanto que pensé que saldría con forma de Alien, después cuando lo saqué estaba muy duro, y pensé que algo había salido mal, pero todo lo contrario según se va enfriando va tomando otra textura.

Una vez fuera del horno, debe enfriar del todo, sobre rejilla,  antes de cortarlo. No seáis ansiosos!!!!

Después, ya sabes lo que va…jejeje!!!! Espero que os animeis a probar esta experiencia, puede parecer un proceso laborioso, pero el resultado es un pan tierno, que junto con las nueces y las pasas harán que vuestro desayuno o merienda sea una delicia!!! No digo más…

Para terminar os dejo como siempre la anécdota de Valentina:

Un domingo que estábamos comiendo en casa de mis padres,  mi madre había preparado albóndigas,  y las prepara con una salsa de tomate,  cebolla y zanahoria,  entonces mi padre le dijo a Valentina,  hija come zanahoria,  a esto Valentina le dice:  No, las zanahorias son para los conejos!!! Madre mía nos dejó de una pieza a todos!!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Chessecake Flor de Cerezo Japonés

Ay que calor que estamos pasando aquí en Madrid!!! Se está haciendo dura la llegada de las ansiadas y necesitadas  vacaciones,  y vosotros ya estáis de vacaciones??
Pues como a mi aún me queda y me gusta torturarme,  yo sigo encendiendo el horno, aunque esta vez de horno lleva muy poquito, es una receta más bien fresquita así que podéis animaros a hacerla, la mayor parte del proceso se lo lleva el frigorífico….jejeje
El año pasado finalizado el verano,  me regalaron un libro que tenía muchas ganas de tener, “Tartas de Queso” de Hannah Miles, me encantó esta receta pero pensé que era adecuada para la época de calor y al final como el tiempo pedía otro tipo de recetas,  no me puse, pero este año he decidido empezar a sacarle el jugo.
Este receta me gustó sobre todo por la estética de la tarta y desde luego está riquísima,  solo le cambiaría un pequeño detalle que luego os contaré…

Se trata de un Chessecake que lleva una base fina de bizcocho, y como ingrediente principal en su interior compota de cerezas!!!  Te va gustando la idea?? Pues vamos con los ingredientes…
Ingredientes (Para la base de bizcocho):
  • 55 gr. de mantequilla pomada
  • 55 gr. de azúcar
  • 1 Huevo
  • 2 cucharaditas de Té Matcha en polvo (Opcional)*
  • 1 cucharada generosa de Crème Fraiche
  • 55 gr. de Harina Leudante tamizada**

(*) Os pongo opcional y aquí es donde os cuento el pequeño detalle al que os hacia referencia. Es la primera vez que utilizaba Té Matcha en una receta, es más es la primera vez que lo probaba y para ser sincera no le he encontrado nada especial, la verdad es que con la de recetas que se ven ahora y que utilizan este ingrediente, a mi no me ha cautivado, que le vamos a hacer para gustos los colores, si te pasa igual que a mi,  pues o no lo pones o puedes sustituirlo por cacao en polvo.

(**) La harina leudante es muy fácil de hacer, se obtiene de mezclar harina, levadura en polvo y sal,  os anoto las cantidades que yo hice:

  • 150gr. de Harina
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal

Tamizamos todos los ingredientes y mezclamos, después puedes conservarlo en un bote, anotando la fecha de caducidad, que será la fecha de caducidad que tenga la levadura que has usado.

Preparación de la Base:

Preparamos un molde desmoldable de unos 23 cm, engrasamos y forramos la base con papel de hornear y reservamos. Precalentamos el horno 180º.

Batimos la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla blanquee y sea homogénea, sin dejar de batir añadimos el huevo. Disolvemos el Té Matcha en una cucharada de agua caliente y lo añadimos a la mezcla, junto con la  cucharada de Creme Fraiche, finalmente incorporamos la harina leudante que habremos preparado anteriormente, mezclamos bien para que todo quede integrado y vertemos en el molde. Horneamos durante unos 15-20 minutos aproximadamente. Una vez transcurrido este tiempo lo sacamos y lo dejamos enfriar sin desmoldarlo, mientras podemos ir preparando el Chessecake.

Ingredientes Chessecake:

  • 4 láminas de gelatina
  • 200 gr. de queso crema
  • 250 gr. de queso ricotta
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla
  • 100 gr. de azúcar
  • 150 ml. de nata para montar
  • 400gr. de compota de cerezas*

(*) En primer lugar prepararemos la compota de cerezas, os aconsejo lo hagáis con bastante anterioridad, yo la hice una semana antes que la tarta.

Ingredientes para la Compota:

  • 400gr. de cerezas deshuesadas (yo use unos 750 gr. de cerezas aproximadamente)
  • 120ml. de zumo de naranja
  • 50 gr. de azúcar avainillado
  • Ralladura de un limón

Preparación de la Compota:

Lavamos y deshuesamos las cerezas

En una olla o cazo ponemos el zumo de naranja, el azúcar y la ralladura de limón a fuego alto para que se disuelva el azucar. Después agregamos las cerezas, y cocemos  a fuego medio hasta que adquieran una textura blanda pero sin romperse, unos 15-20 minutos.

Una vez listo lo pasamos a un bote hermético y lo dejamos enfriar muy bien antes de meter en el frigorífico.

Preparación del Chessecake:

En primer lugar ponemos las hojas de gelatina en un bol o recipiente con agua para que se ablanden,  yo las he puesto por separado.

En un bol o recipiente batimos el queso crema,  el queso ricotta,  la vainilla y el azúcar,  hasta que la mezcla quede suave, reservamos.

Ponemos la nata en un cuenco resistente y sobre un cazo de agua hirviendo para calentarla, se trata de templarla un poco,  agregamos las láminas de gelatina escurridas una a una y vamos removiendo hasta que se disuelvan por completo.

Seguidamente colamos la nata para deshacernos de posibles restos de gelatina no disueltos y añadimos la nata a la mezcla de queso mientras batimos.

Trituramos la compota de cerezas hasta que se convierta en un puré.  Echamos un tercio del puré en la parte central de la base de bizcocho dejando libres borde. El resto del puré se lo añadimos a la mezcla de queso y removemos pero no demasiado para conseguir un efecto veteado.

Vertemos la mezcla sobre la base de bizcocho y extendemos con una lengua o paleta para que quede liso.  Metemos al frigorífico mínimo tres horas, yo os aconsejo que la dejéis hasta el día siguiente.

Decoración:

  • 15 gr. Chocolate negro derretido
  • 1 manga desechable
  • 1 boquilla pequeña redonda
  • Flores de azúcar

Derretimos el chocolate en el microondas,  un poquito para no pasarnos, después lo dejamos atemperar para que coja la consistencia adecuada para poder hacer el dibujo.

Introducimos el chocolate en la manga con la boquilla,  yo lo hice sin ella, y dibujamos sobre la tarta, las ramas simulando un cerezo, creo que no ha quedado mal aunque se puede mejorar…

Si la tarta esta fria, el chocolate enseguida se endurecerá,  después disponemos las flores de azúcar,  podemos pegarlas con el chocolate derretido restante.

Que opinas?  Te animas a intentarlo? Si es así me encantaría ver el resultado

Vamos con la anécdota de Valentina:

Una tarta como esta merece una dulce anécdota, ahí va,  durante un viaje en el coche, era de noche y Valentina empezó a preguntar por la Luna que la íbamos viendo,  esa noche era llena y muy bonita!!  Y la Luna vive en el cielo? Le conteste: Si y ella siguió preguntando: Y el sol? Yo dije: También. Y me dice: Y donde esta el sol? Contesté: Durmiendo y me dice: Entonces hay que hablar bajito para que no se despierte…jejeje

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

 

_20150831_010046

 

 

Apple and Strawberry Pie

O “Pastel de Manzana y Fresa” tenía muchas ganas preparar este tipo de Tarta, llevo un tiempo viendo la gran variedad que hay de ellas y que mejor ocasión que para celebrar el día de la madre.

Tengo que confesar que el resultado me ha sorprendido,  pues el proceso es bastante laborioso y al ser la primera vez…ya se sabe, pero me ha encantado hacerla, lo bonita que queda en las fotos en crudo, y lo que mas me gusta sobre todo el tema de las decoraciones, echaba de menos el fondant, que por tiempo últimamente lo tengo aparcado.

Creo que tanto para la decoración como para el relleno,  estas tartas dan mucho juego,  pues prácticamente puedes utilizar y hacer las combinaciones de ingredientes que te apetezca. En el caso de la masa yo lo tenía claro,  he utilizado la misma receta que hice para estos Corazones de masa quebrada y la verdad que es un acierto. Vamos con la receta!!!

Ingredientes para la masa (Esta es la receta base, hay que doblar estas cantidades):

250 gr de Harina

15 gr de azúcar (la mitad avainillada)

120 gr de mantequilla sin sal en dados fríos

1 huevo

1 pizca de sal

3 cucharadas de agua muy fría

Ingredientes para el relleno:

1/2 kg de fresas

2 manzanas pequeñas (260 gr. Aprox.)

90 gr. de azúcar

25 gr. de Harina

1/2 tsp de canela

Decoración y acabado 

2 Tbsp de azúcar para rociar antes de meter al horno

Huevo batido para sellar y pincelar

Colorante en pasta (en mi caso Wilton)

Expulsores y cortadores varios

Preparación de la masa:

Echamos todos los ingredientes en el bol y batimos con varillas hasta que la consistencia sea de tierra, cambiamos al accesorio gancho, si lo hacéis con amasadora, dejamos que amase hasta que forme una bola, sin sobrebatir demasiado, enseguida tendremos una masa compacta y suave. Envolvemos la masa en papel film sin amasar con las manos nos ayudaremos del papel film para irlo cerrando compactando la masa en forma de paquete que llevaremos al frigorífico.

Preparación del relleno:

Cortamos las manzanas y las Descorazonamos, troceamos las manzanas y las fresas y las ponemos en un bol junto con el azúcar,  removemos bien y lo metemos en el frigorífico.

Preparación Decoraciones y acabado

Sacamos la masa que tenemos en el frigorífico y la partimos en dos,  un trozo más grande que el otro para la base de la tarta,  nos quedamos con este y la otra parte volvemos a meterla a refrigerar.

Alisamos nuestra masa base con un rodillo, es mejor que la masa este cubierta por arriba y abajo de papel film y pasemos el rodillo por encima alisando y dándole forma circular del tamaño del molde que vamos a utilizar. Una vez tengamos la forma y tamaño adecuados, volcamos la masa encima del molde y vamos aplanando y ajustando la masa dándole la forma de los bordes e intentando que sobresalga un poco de masa por arriba para poder disponer después los adornos…. en mi caso el molde que he utilizado no me daba mucho margen, en fin no ha salido mal del todo…

Una vez dispuesta la masa en el molde tapamos con papel film y de nuevo al frigorífico.

Ahora le toca el turno a las decoraciones, cogemos la otra parte de la masa que habíamos reservado y seguimos el mismo proceso que con la base, dejaremos una parte para las tiras que cubren la tarta…aquí me quedé corta, por ello mejor doblar la receta, así más vale que sobre…la meteremos al frigo, y nos centraremos en las decoraciones.

Alisamos la masa y con los cortadores que hayas elegido vais haciendo las formas, recordad que está masa es mejor no manipularla con las manos,  durante todo el proceso me he ayudado del papel film y del rodillo, pues corremos el riesgo de que se vuelva demasiado elástica y cuando la cortas encoge, esta quizás sea la parte más engorrosa de toda la elaboración pero merece la pena ver el resultado.

Ponemos las decoraciones en una tabla o plato llano y al frigo también tapadas con film.

Opcional

Si os animáis podéis coger una parte de la masa y teñirla con colorante en pasta del color que más os guste, yo a pesar de que no las tenía todas conmigo escogí un color rosado y teñi una pequeña parte para el centro de las flores, tengo que reconocer que el resultado me gustó bastante, lo que hice fue mojar un poquito un palillo con tinte,  hundirlo en la masa y mezclarla bien con el tinte para que cogiera todo el color, después lo dejé unos minutos en la nevera, transcurrido este tiempo podéis hacer las formas que queráis con la masa teñida siguiendo siempre el proceso anterior, yo en este caso hice las bolitas a mano para el centro de las flores, otra opción en lugar de teñir la masa, sería hacer las formas y pintarlas posteriormente con un pincel…esto tengo que probarlo en otra ocasión

Lo siguiente será preparar las bandas que cubrirán la tarta,  alisamos con el rodillo, yo me he ayudado de una regla y podéis usar un cortador de pizza o Una esteca para ir cortando las tiras, yo las hice de un centímetro aproximadamente, ahí ya según gustos y la idea que tengáis, las que he podido ver en Pinterest, suelen hacerlas mucho más anchas.

Precalentamos el horno a 200 grados y mientras sacamos la base y el relleno.

Quitamos el líquido que se ha generado en la mezcla de fresas y manzana e integramos la harina y la canela, removemos bien todo y vertemos la mezcla dentro de la base,  extendemos bien.

Pincelamos el borde del molde y ponemos las tiras que hemos preparado intercalándolas en diagonal y cruzandolas o como más os guste,  finalmente disponemos las decoraciones en el borde de nuestro molde y para terminar pincelamos todo con el huevo batido, espolvoreamos con azúcar y al horno unos 35-40 minutos,  en mi caso fue un poquito más.

 Cuando veáis que empieza a dorarse la masa y el relleno burbujea estará lista,  la sacamos, la dejamos enfriar y lista…si os la tomáis templadita esta deliciosa, también ideal acompañarla con helado…

Quien se anima?? Si lo haces,  hazme llegar la foto!!!

Antes de irme os dejo la anécdota de Valentina:

El sábado pasado viene con su padre toda contenta,  y me dice: Mamá hemos hecho un regalo para ti,  hemos estado decorando una tarjeta y te vamos a hacer un regalo!!! Jajajaja a mi marido se le quedó una cara de poker, me parto, que graciosa!!! Me encanta la naturalidad e inocencia con la que lo hizo…lástima que con la edad lo perdamos, para mi el mejor regalo su carita diciendomelo jejeje

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

 ¡¡¡Dulces Postres!!!

Las Torrijas de mi madre

Habéis visto “Del revés”??? Me encanta, creo que es genial como han representado las distintas emociones que todos experimentamos. En ella explican muy bien todo lo que ocurre ahí arriba en nuestra cabecita que es la que rige todo nuestro ser. Cuando hablan de los recuerdos esenciales que son los que definen y forman las diferentes partes de nuestra personalidad, eso me evoca  pensar en cuando era una niña e iba a acompañar a mi abuela al Economato ( a algunos os sonará a chino, pero así se llamaba) a llevar los cascos de las botellas y luego me daba pan con aceite y azúcar para merendar,  estos recuerdos aunque parezcan una tontería,  forman parte de la persona que soy hoy, el cariño con el que mi abuela me daba esa rebanada de pan, me recuerda  lo importante que son las tradiciones y las costumbres que pasan de generación a generación,  otro de mis mayores recuerdos y que hoy sigo disfrutando son las torrijas de mi madre,  me chiflan y a aunque yo sigo su receta, no me salen tan bien como a ella.
Este postre tradicional no tiene mucho misterio, quien no ha hecho torrijas? Yo creo que el secreto está en el cariño que ponen las madres y las abuelas en hacerlas, más que en la propia receta.
Hoy como homenaje a esos recuerdos de nuestra infancia,  comparto con vosotros la receta de las torrijas que hace mi madre.
*En esta ocasión, hice también el pan para las torrijas, os dejo enlace de la receta
Ingredientes:
1 barra de pan normal o especial para torrijas*
1 L o 1 1/4 L de leche
8 cucharadas de azúcar
2 barritas de canela
4 huevos
1 L de aceite suave (nosotras usamos el de girasol)
Azúcar y canela para decorar
Preparación:
Cortamos el pan en rebanadas y lo disponemos en una fuente o recipiente grande con fondo, reservamos.
Calentamos la leche junto con las barritas de canela. Cuando la leche este caliente añadimos las cucharadas de azúcar, así se disuelve mejor y removemos. Una vez se haya disuelto el azúcar,  retiramos del fuego y dejamos reposar un ratito tapado con un paño para que la leche infusione y coja el aroma de la canela.
Después retiramos las barritas de canela y vertemos la leche poco a poco,  ayudándonos de un cazo, sobre las rebanadas de pan y dejamos que el pan vaya empapándose.
Dejamos reposar una hora, en la que de vez en cuando iremos dando la vuelta a las rebanadas para que se empapen bien por los dos lados. En caso de ser necesario añadiremos más leche.
Transcurrido este tiempo,  vamos con el paso final, este quizás sea el más engorroso, pero vale la pena.
Primero prepararemos las fuentes o platos donde pondremos las torrijas al final de la preparación,  en ellos ponemos papel de cocina y espolvoreamos con una mezcla de azúcar y canela.
Batimos los huevos y reservamos. Es mejor organizarse bien así que nos haremos a la idea de que esto es como el trabajo en cadena,  preparados los huevos, ponemos el aceite a calentar, en una sartén preferiblemente honda,  tipo wok es ideal. El aceite debe estar bien caliente, cuando vemos que empieza a humear es que esta listo.
En este momento comenzamos nuestra cadena, cogemos una a una las rebanadas de pan y las mojamos en el huevo,  de forma que quede bien impregnada, seguidamente la sumergimos en el aceite con mucho cuidado de no quemarnos y vuelta y vuelta. Las sacamos y las vamos disponiendo en las fuentes que hemos preparado anteriormente. Espolvoreamos cada torrija con la mezcla de canela y azúcar y dejamos enfriar. Seguiremos este proceso con todas,  y listo.
Tienen buena pinta…verdad? Espero que os haya gustado, a mi madre le salen exquisitas…
Las fotos las hice el año pasado para participar con la receta en un concurso de canal cocina (La abuela Lolita). Pero me quede pendiente de subir la receta al blog.
Vamos con la anécdota de Valentina:
Este fin de semana, han organizado una Feria Medieval cerca del Ayuntamiento.  Cuando fuimos a pasear y ver los puestos, había gigantes y cabezudos para animar la fiesta, por supuesto Valentina que lleva una temporada que cualquier persona que lleve una mascara o vaya disfrazada le da miedo, en cuanto vio al primero aparecer quería marcharse, así que nos metimos al centro comercial de al lado hasta que pasarán, pero la pobre seguía oyendo el jolgorio que tenían montado y decía: Mama, que vienen los tontos…¡¡¡ Jajajaja
Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!
 ¡¡¡Dulces Postres!!!

Corazones de masa quebrada

Un mes más nos encontramos para un nuevo reto, el mes anterior mis “Cupcakes Rana” fueron los elegidos por mis compañeras en sus votaciones y por ello, para el reto de este mes de “Una galleta un cuento”  organizado por Patricia de Patty’s Cake (tenéis toda la información haciendo clic en el nombre del reto) me tocó elegir el cuento: “El Soldadito de Plomo” de Hans Christian Andersen
 
Os dejo resumen de la historia:
El Soldadito de Plomo trata de un niño al que le regalan en su cumpleaños un juego de soldaditos de plomo, uno de ellos tiene solamente una pierna debido a la falta de metal para poder acabarlo.
 Entre los juguetes del niño se encuentra una bailarina de papel, ella al igual que él se sostiene sobre una sola pierna. Cuando el soldadito la ve se queda prendado de ella, ambos se sienten identificados.   Pero la envidia de un duende dentro de una caja de sorpresas se interpone entre los dos, y desafortunadamente el soldadito por obra del vil duende cae por una ventana a la calle, ahí comienza una serie de desatinadas aventuras que finalizan en el agua de un canal donde es engullido por un pez, para suerte el soldadito vuelve a casa del niño de nuevo y se reencuentra con la bailarina…
Este sería el final suavizado pues el del cuento es algo más triste aunque bonito, si os interesa ahí os dejo enlace de la historia.
Ahora vamos con la receta que he preparado para el cuento, esta vez tenía varias ideas en mente, pero no terminaban de convencerme, y me acorde de que hace un par de meses hice estos corazones con idea de publicarlos en el blog, pero al final no me convenció como quedo la masa, hice la receta, las fotos, pero ahí se quedo todo, así que pensé voy a intentarlo de nuevo para el reto, y el resultado me ha gustado bastante, he podido ver los fallos que había cometido y han quedado bastante mejor. Además he podido aprovechar alguna de las fotos que hice…jejeje
La receta de la masa es de Raquel Carmona, os dejo enlace de su blog, es una artista¡¡¡ (la primera vez use la receta del libro de Linda Lomelino que también esta muy bien)
Ingredientes:
250 gr de Harina
15 gr de azúcar
120 gr de mantequilla sin sal en dados fríos
1 huevo
1 pizca de sal
3 cucharadas de agua muy fría
1 cucharadita de extracto de vainilla en pasta (opcional)
Huevo batido para sellar y pincelar antes de hornear
Relleno:
Mermelada de Fresa (en mi caso la he hecho yo, la receta la tenéis en este enlace)
Preparación:
Mezclar todos los ingredientes en la batidora, empiezo con el accesorio varillas y cuando la consistencia es de tierra cambio al accesorio gancho para amasar hasta que se forme una masa suave,  no es necesario sobrebatir.
Después echamos la masa sobre un papel film y con el propio papel vamos cerrando y haciendo un paquete compacto con la masa, sin tocar con las manos,  lo metemos a la nevera unos 20-30 minutos.
Una vez transcurrido el tiempo lo sacamos, y lo ponemos en la superficie donde vayamos a trabajar la masa, que habremos espolvoreado con un poco de harina,  comenzamos a alisar la masa con el rodillo y a su vez la vamos girando sobre si misma,  hasta que obtengamos una masa fina.
Esta foto es de los últimos que he hecho, si comparais con las fotos de los anteriores, se ve la diferencia de la masa. Es muy importante no andar amasando con las manos.
Después con un cortador de corazón,  iremos cortando corazones en la masa, teniendo en cuenta que serán dos siluetas por corazón,  las cantidades de la receta dan para unos 10-12 corazones aproximadamente.
Lo siguiente será ir poniendo en la bandeja del horno los corazones que harán de base,  y en el centro de cada uno una porción de mermelada de fresa o de la os guste (cuidado con poner mucha, yo en la segunda tanda me emocione y luego no cierran bien)
Estas últimas son fotos de los que hice por primera vez, les hice unos corazoncitos pequeños…que quedaban muy bonitos, esta vez no he podido por tema de tiempo.
Por último pincelamos con huevo los bordes de cada corazón y colocamos la otra mitad, es importante cerrarlos bien y que queden bien sellados,  pues en el horneado tiende a salirse la mermelada,  haremos unas marcas con ayuda de un tenedor para terminar de cerrarlos y pincelamos todo el corazón con el huevo batido y al horno unos 20-25 minutos, precalentado 180,  ahí dependerá de cada horno, yo lo he puesto en la altura central para que se doren mejor, los primeros los hice en la segunda altura empezando por abajo y se quedaron más blanquitos.
Cuando estén listos,  los sacamos del horno y dejamos enfriar sobre rejilla. Después podéis espolvorearlos con azúcar glasé o también se puede hacer un glaseado o caramelo salado.
Espero que os haya gustado, a continuación os dejo enlace por si queréis ver lo que han preparado mis compañeras del reto, pinchad aquí
 Para despedirme vamos con la anécdota de Valentina:
Una de estas tardes que hizo tan buen tiempo, (antes de que volvieramos al invierno otra vez) la llevamos a un parque muy grande que nos gusta, pero hay que ir en coche, y cuando aparcamos, pues primero quería cambiarla la ropa, ya que veníamos directamente del colegio y llevaba uniforme, así que mi marido dejo el coche en marcha por la calefacción y nos fuimos los dos al maletero a sacar las cosas, mientras Valentina que ya la habíamos desabrochado la silla, andaba dentro del coche, de repente oímos un silencio, el coche se para y la oímos decir  “ala ya esta…” y la vemos sentada en el asiento del conductor con las llaves del coche en la mano, había apagado el contacto y quitado las llaves….madre mía, menos mal que no llega a los pedales y el freno de mano estaba echado¡¡¡¡

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

 ¡¡¡Dulces Postres!!!