Panna Cotta de Vainilla

Esta semana vengo con la receta que tenía preparada para la semana anterior, pero por exigencias del guión, la entrada del Pan de Molde Integral con Nueces y Pasas se colocó vilmente en primera posición, jejeje, la verdad es que no era para menos…
Con esta receta supersencilla nos despedimos del verano, es una receta que no lleva horno, ideal si se te presenta una visita inesperada en casa, así es que esta vez no tenéis excusa para no hacerla.

Me he decantado por esta receta, porque este verano probé una Panna Cotta que estaba buenisssima!!! La verdad es que no soy una experta en lo que se refiere a este postre, es más creo que era la segunda vez que la probaba, y tengo que admitir que tenía bastante reticencia a comerla, el motivo no lo sé, ahora ya os digo que estaba muy equivocada.

La Panna Cotta es un postre Italiano, seguro que lo habéis hojeado más de una vez en la carta de cualquier restaurante italiano, es una receta muy básica y hay una gran variedad de versiones de esta delicia utilizando diferentes ingredientes y sabores, siempre respetando la receta base. La que os dejo a continuación, como os decía antes, es de las más sencillas, he optado por acompañarla de un coulis de fresas, pero esto es opcional, pues la verdad es que sola esta buenísima igualmente. Vamos con la receta!!!

Ingredientes:

  • 1/2 l. de Nata liquida
  • 125ml. de leche
  • 4 Laminas de gelatina neutra
  • 50 gr. de azúcar
  • 1 tsp. (cucharadita) de extracto de vainilla

Ingredientes para el coulis de fresa:

  • 250 gr. de fresas
  • 60 gr. de azúcar

Decoración:

  • Cortador de corazón

Preparación del Coulis:

En primer lugar preparamos el coulis de fresa, lavamos y cortamos las fresas en trocitos. Después las cozemos en un cazo junto con el azúcar, removemos y aplastamos con una cuchara de madera, hasta que la fruta adquiera una consistencia blandita como de mermelada, después retiramos del fuego y reservamos.

Preparación de la Panna Cotta:

En primer lugar, introducimos las hojas de gelatina en agua para que se hidraten, yo suelo hacerlo por separado, en cuatro recipientes con agua. Mientras preparamos la Panna Cotta, en un cazo, mezclamos la Nata Liquida, la leche y el extracto de vainilla, y lo llevamos a ebullición.

Cuando rompe a hervir, retiramos del fuego y añadimos el azúcar, removemos y seguidamente, incorporamos las hojas de gelatina hidratadas, una a una escurriendo primero el agua, removemos bien y lo dejamos reposar. Si lo hacéis con el coulis de fresa lo dejáis enfriar bastante.

Servimos un poco de coulis, en el fondo de cada uno de los recipientes donde vayamos a servir la Panna Cotta, aquí os aconsejo que no os paséis con el coulis, dispones un poco en cada recipiente, yo serví quizás más de la cuenta, para mi gusto las fresas no deben ser las protagonistas.

Después servimos la mezcla lentamente por encima del coulis, esto hay que hacerlo con cuidado para evitar que el coulis suba a la superficie, a mi la cantidad me ha dado para llenar cuatro recipientes de los que veis en la foto y sobra un poco más. Dejamos enfriar y luego los pasamos al frigorífico, donde deben estar un mínimo de tres horas antes de servir, lo ideal, es prepararla el día antes y consumirla al día siguiente.

Para la decoración, aparté un poco de coulis, y lo pase con el minipimer, después lo colé y el sirope resultante, lo serví en la superficie de cada Panna Cotta, ya en frío, tomando como molde el cortador de corazón para darle la forma, y lo deje un rato con el corazón en el frigo, no es necesario sacar los recipientes. Después con cuidado desmoldas para que no pierda la forma.

Esta vez no podéis decir que no es fácil!!! Además esta buenissima!!!

Para terminar os dejo la anécdota de Valentina:

Estas vacaciones hemos hecho mucho trayecto en el coche, de un lado a otro viendo sitios. Mi marido suele llevar su música puesta, le encanta el heavy, Valentina la mayor parte de los trayectos se los ha pasado durmiendo, pero una de las veces que pensábamos que así era, y nosotros íbamos en silencio de repente dice: Me gusta esa canción!!! 😂😂😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Anuncios

Johnnycake

El mes de junio se ha caracterizado por un calor intenso que hace que te plantees encender el horno, pero no quería faltar a la cita del reto “Una galleta un cuento”  organizado por Patricia de Patty’s Cake , en esta ocasión Lidia de “Nunca es Demasiado Dulce” ha sido la anfitriona  y el cuento que ha elegido es “Pocahontas”.

La historia de “Pocahontas” nada tiene que ver con lo que hemos visto en la película de Disney por eso para el reto de este mes, nos hemos basado en las costumbres y cultura de los indios americanos.

“Pocahontas nació en el año 1595, su verdadero nombre “Matoaka” hija del jefe “Powhatan” jefe de la confederación algonquina del pueblo de los “Powhatan”. Su encuentro con el inglés John Smith fue cuando tenía 12 años y la tribu liderada por su padre lo apreso, ella quiso protegerle de que fuera ejecutado, pero no se conoce que hubiera relación entre ellos, ella tan solo era una niña. Al parecer la única relación conocida fue con John Rolfe con quien contrajo matrimonio, muy joven, después ella murió a la edad de 22 años durante un viaje de regreso a su hogar en un barco, por causas no muy claras…”

Os dejo enlace donde podéis ampliar más información.

Mi propuesta para el reto, fue algo que encontré revisando un poco la historia de los indígenas americanos, la verdad que me ha gustado y es bastante interesante, me parece una cultura  fascinante, os dejo este otro artículo que me ha gustado mucho.

Ahora vamos el Johnnycake.

Os hago una pequeña introducción que he sacado de la web: El origen que tiene el nombre “Johnnycake” nada tiene que ver con el nombre de John. Se les llamaba pasteles de viaje porque podían ser transportados en alforjas y horneados en el camino. Algunos historiadores piensan que al principio se llamaban Shawnee y que posteriormente los colonos arrastraron las palabras pronunciando como “Johnnycakes”. También se cree que “janiken” una palabra india americana que significaba “pastel de maíz” podría ser el origen. Los colonos de Nueva Inglaterra aprendieron a hacer este pan o pastel de los indios Pawtuxet locales, que mostraban a los peregrinos como moler el maíz para comer, se cree que el “Johnnycake” es originario de los habitantes nativos de América del Norte.

He encontrado un par de recetas, pero la que he hecho en este caso no lleva harina de maíz, el resultado se asemeja mas bien a un pan con cierto regustillo a mantequilla y salado que puede ser ideal para un aperitivo, aunque también se puede acompañar de mermelada o algo dulce.

Ahora si, vamos con la receta, que es mucho más sencilla que su historia…

Ingredientes (9-12raciones):

  • 330 gr. de harina sin tamizar
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 cucharadita de sal
  • 55gr. de azúcar
  • 115 gr. de mantequilla fría en cubos
  • 160 ml de leche a temperatura ambiente

Decoración:

  • Plantilla
  • azúcar glas

Preparación:

La preparación se asemeja un poco a cuando hacemos una masa quebrada, con la diferencia de que en este caso hay que amasar la mezcla.

En primer lugar mezclamos todos los ingredientes secos sin tamizar en un bol o recipiente.

A la mezcla seca le añadimos la mantequilla fría cortada en cubos y se trabaja la mezcla, yo he usado la maquina pero se puede hacer manual, he batido con el accesorio varillas los ingredientes hasta conseguir que la mezcla formara consistencia de tierra o gruesa, añadimos la leche y después con el accesorio gancho o a mano amasamos un poco hasta que se convierta en una masa suave, terminamos de amasar en una superficie enharinada. Formamos una bola y lo dejamos reposar en un bol unos diez minutos, yo lo deje un poco más veinte minutos más o menos, el tiempo que precalentamos el horno, a 175ºC.

En un molde de unos 23 cm. aproximadamente, engrasamos y cubrimos el fondo con papel de hornear y disponemos la masa aplanandola para extenderla por el molde.

Metemos al horno durante 20-25 minutos aproximadamente, yo lo deje 30 minutos.

Una vez listo lo dejamos enfriar sobre rejilla.

Yo lo he decorado espolvoreando azúcar glas sobre una plantilla decorativa.

Tengo que confesar que mi primer pensamiento es que había hecho una galleta gigante y que iba a saber a eso, pero me ha sorprendido que por dentro estaba tierno, así que he quedado contenta con el resultado. Espero que os haya gustado, a mi sobre todo me ha gustado conocer la historia.

A continuación os dejo enlace para que podáis ver lo que han preparado mis compañeras del reto.

Y para finalizar hoy en lugar de la habitual anécdota de Valentina, quiero aprovechar este pequeño espacio para hacer un homenaje a Marga Álvarez o como la conocían en Facebook Margarita Repostera, conocí a Margarita en el año 2012, y a través de ella descubrí la Repostería Creativa. Marga, agradecerte que hayas compartido tú talento, contigo inicie lo que para mi a día de hoy es mi pasión, gracias por haber formado parte en ello y haberme enseñado un poco de ese don que llevabas dentro, es seguro que allá donde estés ahora huele a bizcocho de esos tan ricos que solo tu hacías!!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

 ¡¡¡Dulces Postres!!!

 

 

 

“Mhancha”

Para finalizar este primer mes del año (¡¡que rápido se ha pasado!!) os traigo una receta un tanto especial,  en primer lugar porque con ella participo por primera vez en el reto de “Una galleta un cuento”  que organiza Patricia de Patty’ s Cake, tenéis toda la información haciendo clic en el nombre del reto. Estoy muy ilusionada y contenta de poder formar parte de este proyecto y espero aprender mucho con ello.
En segundo lugar,  porque se trata de un postre de origen árabe concretamente de Argelia, su nombre “Mhancha” se lo debe a su forma circular parecida a la de una serpiente.  Me pareció  que era apropiado  escoger un postre de este tipo para la temática del reto de este mes ” Las mil y una noches”.
p1110223_r
Es la primera vez que hago este tipo de postre,  y su elaboración es más sencilla en lo que se refiere a utilizar batidoras o amasadoras pues no son necesarias, se trata de un trabajo más manual,  aunque algo más laborioso. El resultado es un dulce bastante contundente,  que recuerda al sabor del mazapán y que sin duda podréis compartir…
p1110222_r
Ahora sí vamos con la receta, os dejo enlace de la receta que he seguido,  por mi parte he hecho alguna que otra modificación,  también os dejo un pequeño paso a paso para que os quede más clara la elaboración…
Ingredientes:
300 gr. De Harina de Almendra
150 gr. De Icing Sugar (también podéis usar azúcar normal, y molerlo bien para que quede muy fino)
100 gr. De mantequilla
1 Tbsp (cucharada) de canela
2 Tbsp (cucharadas) de Aroma de Azahar
Clara de huevo
Pasta Filo ( yo he comprado la de Carrefour)
Decoración:
75 ml de miel
Azúcar glasé
Elaboración:
Primero mezclamos la harina de almendras,  el Icing Sugar,  y la canela ( yo he tamizado el azúcar y la canela) añadimos el aroma de azahar y comenzamos a mezclar todos los ingredientes con las manos incorporando la mantequilla en pequeñas adicciones mientras seguimos amasando, obtendremos una masa como la de la foto

imagenLa dividimos en cuatro bolas…

imagenLo siguiente es formar cilindros con cada bola. Preparamos la pasta Filo.

imagen¡¡¡Parecen chistorras…jejeje!!!

Lo siguiente es enrollar el cilindro de masa en las hojas de pasta Filo,  yo al ser la primera vez (soy algo atrevida para estas cosas, ni pruebas ni nada, ala…) he enrollado el cilindro en una sola hoja,  os aconsejo lo hagáis como mínimo con tres hojas, quedará bastante mejor…

imagenY con la clara de huevo os vais ayudando para que se pegue, pero no abuseis mucho de ella, esto tiende a endurecer luego la cobertura.

Según vais enrollando los cilindros,  vais formando una espiral,  que ponemos en un molde redondo al que habremos puesto previamente papel de horno y engrasado con mantequilla o spray desmoldable.
mhanchaCuando hayamos finalizado el mismo proceso con los cuatro cilindros, metemos el molde en horno, que habremos precalentado previamente, a 120ºC, durante 50 minutos aproximadamente, después una vez transcurrido este tiempo, subiremos la temperatura a 180ºC hasta que se dore.
p1110262_r
Después lo sacamos del horno, y lo dejamos enfriar un poco, mientras calentamos la miel a fuego medio, sin que llegue a hervir.
Finalmente bañamos con la miel y espolvoreamos con azúcar glasé y listo.
p1110271_r
Espero que os haya gustado, a continuación os dejo enlace por si queréis ver lo que han preparado mis compañeras del reto, pinchad aquí.
Por último vamos con la anécdota de Valentina:
Hoy va relacionada con la entrada, cuando me ha visto preparando el postre y enrollando los cilindros, empieza a decir: “Mama, yo quiero fuet, yo quiero fuet…jajajaja. Después ha estado comiendo, al principio se ha mostrado algo reticente pero parece que le ha gustado…jejeje
Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!
 ¡¡¡Dulces Postres!!!
Logotipo Definitivo2.1