Panna Cotta de Vainilla

Esta semana vengo con la receta que tenía preparada para la semana anterior, pero por exigencias del guión, la entrada del Pan de Molde Integral con Nueces y Pasas se colocó vilmente en primera posición, jejeje, la verdad es que no era para menos…
Con esta receta supersencilla nos despedimos del verano, es una receta que no lleva horno, ideal si se te presenta una visita inesperada en casa, así es que esta vez no tenéis excusa para no hacerla.

Me he decantado por esta receta, porque este verano probé una Panna Cotta que estaba buenisssima!!! La verdad es que no soy una experta en lo que se refiere a este postre, es más creo que era la segunda vez que la probaba, y tengo que admitir que tenía bastante reticencia a comerla, el motivo no lo sé, ahora ya os digo que estaba muy equivocada.

La Panna Cotta es un postre Italiano, seguro que lo habéis hojeado más de una vez en la carta de cualquier restaurante italiano, es una receta muy básica y hay una gran variedad de versiones de esta delicia utilizando diferentes ingredientes y sabores, siempre respetando la receta base. La que os dejo a continuación, como os decía antes, es de las más sencillas, he optado por acompañarla de un coulis de fresas, pero esto es opcional, pues la verdad es que sola esta buenísima igualmente. Vamos con la receta!!!

Ingredientes:

  • 1/2 l. de Nata liquida
  • 125ml. de leche
  • 4 Laminas de gelatina neutra
  • 50 gr. de azúcar
  • 1 tsp. (cucharadita) de extracto de vainilla

Ingredientes para el coulis de fresa:

  • 250 gr. de fresas
  • 60 gr. de azúcar

Decoración:

  • Cortador de corazón

Preparación del Coulis:

En primer lugar preparamos el coulis de fresa, lavamos y cortamos las fresas en trocitos. Después las cozemos en un cazo junto con el azúcar, removemos y aplastamos con una cuchara de madera, hasta que la fruta adquiera una consistencia blandita como de mermelada, después retiramos del fuego y reservamos.

Preparación de la Panna Cotta:

En primer lugar, introducimos las hojas de gelatina en agua para que se hidraten, yo suelo hacerlo por separado, en cuatro recipientes con agua. Mientras preparamos la Panna Cotta, en un cazo, mezclamos la Nata Liquida, la leche y el extracto de vainilla, y lo llevamos a ebullición.

Cuando rompe a hervir, retiramos del fuego y añadimos el azúcar, removemos y seguidamente, incorporamos las hojas de gelatina hidratadas, una a una escurriendo primero el agua, removemos bien y lo dejamos reposar. Si lo hacéis con el coulis de fresa lo dejáis enfriar bastante.

Servimos un poco de coulis, en el fondo de cada uno de los recipientes donde vayamos a servir la Panna Cotta, aquí os aconsejo que no os paséis con el coulis, dispones un poco en cada recipiente, yo serví quizás más de la cuenta, para mi gusto las fresas no deben ser las protagonistas.

Después servimos la mezcla lentamente por encima del coulis, esto hay que hacerlo con cuidado para evitar que el coulis suba a la superficie, a mi la cantidad me ha dado para llenar cuatro recipientes de los que veis en la foto y sobra un poco más. Dejamos enfriar y luego los pasamos al frigorífico, donde deben estar un mínimo de tres horas antes de servir, lo ideal, es prepararla el día antes y consumirla al día siguiente.

Para la decoración, aparté un poco de coulis, y lo pase con el minipimer, después lo colé y el sirope resultante, lo serví en la superficie de cada Panna Cotta, ya en frío, tomando como molde el cortador de corazón para darle la forma, y lo deje un rato con el corazón en el frigo, no es necesario sacar los recipientes. Después con cuidado desmoldas para que no pierda la forma.

Esta vez no podéis decir que no es fácil!!! Además esta buenissima!!!

Para terminar os dejo la anécdota de Valentina:

Estas vacaciones hemos hecho mucho trayecto en el coche, de un lado a otro viendo sitios. Mi marido suele llevar su música puesta, le encanta el heavy, Valentina la mayor parte de los trayectos se los ha pasado durmiendo, pero una de las veces que pensábamos que así era, y nosotros íbamos en silencio de repente dice: Me gusta esa canción!!! 😂😂😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Anuncios

Pan de Molde Integral con Nueces y Pasas

Hola a tod@s, ya estoy de nuevo por aquí, que tal han ido vuestras vacaciones? Las mías muy bien aunque esta es mi segunda semana ya incorporada al trabajo,  así que han pasado a ser un bonito recuerdo.  Los primeros días siempre son difíciles,  poco a poco vamos volviendo a la rutina, añadiendo la vuelta al cole, estos días entre preparativos se va el tiempo volando,  con la lengua fuera, vamos, otra vez con las prisas a todos lados, que le vamos a hacer…
Os diré que para hoy tenía preparada y lista otra receta,  pero este fin de semana me enteré a través de Instagram, que varias cuentas entre ellas y liderando el grupo, el blog Cocinando Sabores,  han creado una iniciativa para todo el que se anime  a hacer pan de molde casero y de esta manera poder comer pan de verdad. La propuesta consiste en que hoy 14 de septiembre  subamos la fotografía de nuestro pan con el hastag #estosiespandemolde junto con la receta.  Me gustó tanto la idea que no pude resistirme, porque hace tiempo que tenía en mente hacer alguna receta de pan, y es que me encantan las masas levadas, así que dicho y hecho, hoy os traigo la receta  del que ha sido mi primer pan de molde y creo que para ser el primero no ha salido nada mal…
Espero que alguno os animeis a probar, nada que ver con los que se comercializan. Da gusto poder comerse una rebanada de pan, con la satisfacción de que lo has hecho tu mismo, eso me encanta…
Ahora os dejo la receta que tiene miga…
Mi elección ha sido un pan de molde integral, he tomado como receta base la de Miriam del Blog “El Invitado de Invierno” quien nos la presenta a través del blog de María Lunarillos. Por mi parte he realizado algunas pequeñas modificaciones, vamos a ello…
Ingredientes:
  • 350 gr. de Harina Panadera Integral*
  • 520 gr. de Harina Panadera Blanca*
  • 8 gr. de Levadura seca de panadería
  • 550 gr. de agua tibia
  • 40 gr. de mantequilla derretida
  • 12 gr. de sal
  • 2 cucharadas de sirope de arce, en sustitución del azúcar (esto es opcional)
  • 130 gr. de nueces troceadas
  • 100 gr. de pasas sin pepitas

*En los dos casos la harina debe ser de media fuerza, para ello me he guiado mirando la cantidad de proteína por cada 100gr. que figura en el paquete, en este caso debe tener entre 10 y 11 gramos, para cumplir este requisito.

Preparación:

En primer lugar mezclamos en un bol, ambas harinas con el agua y lo dejamos reposar 20 minutos aproximadamente.

Transcurrido ese tiempo, añadimos la sal, la levadura de panadería, el sirope de arce y las nueces troceadas, amasamos bien con amasadora o de forma manual, yo en mi caso lo he hecho con mi compinche la KA, con el accesorio gancho, amasamos 2 minutos y descansamos 10, así hasta tres veces, después añadimos la mantequilla derretida y amasamos de nuevo hasta que se haya integrado por completo en la masa.

Cuando este lista, hacemos una bola con la masa y la ponemos en un bol que habremos engrasado previamente, y lo tapamos con film o con un paño. Dejamos que leve y doble su tamaño, en mi caso han sido un par de horas aproximadamente, después lo metemos al frigorífico a dormir toda la noche.

Al día siguiente, sacamos la masa, dejamos que se temple un poco y sobre una superficie enharinada, la aplastamos para quitarle aire. Después con un rodillo alisamos, dándole una forma de rectángulo, disponemos las pasas en la mitad de nuestro rectángulo y doblamos desde el centro hacia el otro lado para cerrarlo, repetimos un par de veces o hasta que hayamos incorporado todas las pasas.

Formamos un cilindro, que tenga una longitud acorde con nuestro molde (no olvidéis engrasarlo previamente) y metemos dentro nuestra masa. (Un inciso: Con estas cantidades, podía haber hecho dos panes, pero ansiosa de ver el resultado, hice solo uno que ha salido bastante grande y alto). Tapamos el molde con film o un paño y lo dejamos levar otro rato, una hora aproximadamente.

Finalmente, cuando nuestra masa haya crecido, la metemos al horno precalentado 250ºC, 20 minutos, después lo bajamos a 190ºC otros 20 minutos y listo. Tendréis un pan recién hecho y un olorcito en la cocina…mmmmm!!!

Os diré que mi pan siguió levando durante un rato en el horno, tanto que pensé que saldría con forma de Alien, después cuando lo saqué estaba muy duro, y pensé que algo había salido mal, pero todo lo contrario según se va enfriando va tomando otra textura.

Una vez fuera del horno, debe enfriar del todo, sobre rejilla,  antes de cortarlo. No seáis ansiosos!!!!

Después, ya sabes lo que va…jejeje!!!! Espero que os animeis a probar esta experiencia, puede parecer un proceso laborioso, pero el resultado es un pan tierno, que junto con las nueces y las pasas harán que vuestro desayuno o merienda sea una delicia!!! No digo más…

Para terminar os dejo como siempre la anécdota de Valentina:

Un domingo que estábamos comiendo en casa de mis padres,  mi madre había preparado albóndigas,  y las prepara con una salsa de tomate,  cebolla y zanahoria,  entonces mi padre le dijo a Valentina,  hija come zanahoria,  a esto Valentina le dice:  No, las zanahorias son para los conejos!!! Madre mía nos dejó de una pieza a todos!!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Chessecake Flor de Cerezo Japonés

Ay que calor que estamos pasando aquí en Madrid!!! Se está haciendo dura la llegada de las ansiadas y necesitadas  vacaciones,  y vosotros ya estáis de vacaciones??
Pues como a mi aún me queda y me gusta torturarme,  yo sigo encendiendo el horno, aunque esta vez de horno lleva muy poquito, es una receta más bien fresquita así que podéis animaros a hacerla, la mayor parte del proceso se lo lleva el frigorífico….jejeje
El año pasado finalizado el verano,  me regalaron un libro que tenía muchas ganas de tener, “Tartas de Queso” de Hannah Miles, me encantó esta receta pero pensé que era adecuada para la época de calor y al final como el tiempo pedía otro tipo de recetas,  no me puse, pero este año he decidido empezar a sacarle el jugo.
Este receta me gustó sobre todo por la estética de la tarta y desde luego está riquísima,  solo le cambiaría un pequeño detalle que luego os contaré…

Se trata de un Chessecake que lleva una base fina de bizcocho, y como ingrediente principal en su interior compota de cerezas!!!  Te va gustando la idea?? Pues vamos con los ingredientes…
Ingredientes (Para la base de bizcocho):
  • 55 gr. de mantequilla pomada
  • 55 gr. de azúcar
  • 1 Huevo
  • 2 cucharaditas de Té Matcha en polvo (Opcional)*
  • 1 cucharada generosa de Crème Fraiche
  • 55 gr. de Harina Leudante tamizada**

(*) Os pongo opcional y aquí es donde os cuento el pequeño detalle al que os hacia referencia. Es la primera vez que utilizaba Té Matcha en una receta, es más es la primera vez que lo probaba y para ser sincera no le he encontrado nada especial, la verdad es que con la de recetas que se ven ahora y que utilizan este ingrediente, a mi no me ha cautivado, que le vamos a hacer para gustos los colores, si te pasa igual que a mi,  pues o no lo pones o puedes sustituirlo por cacao en polvo.

(**) La harina leudante es muy fácil de hacer, se obtiene de mezclar harina, levadura en polvo y sal,  os anoto las cantidades que yo hice:

  • 150gr. de Harina
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal

Tamizamos todos los ingredientes y mezclamos, después puedes conservarlo en un bote, anotando la fecha de caducidad, que será la fecha de caducidad que tenga la levadura que has usado.

Preparación de la Base:

Preparamos un molde desmoldable de unos 23 cm, engrasamos y forramos la base con papel de hornear y reservamos. Precalentamos el horno 180º.

Batimos la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla blanquee y sea homogénea, sin dejar de batir añadimos el huevo. Disolvemos el Té Matcha en una cucharada de agua caliente y lo añadimos a la mezcla, junto con la  cucharada de Creme Fraiche, finalmente incorporamos la harina leudante que habremos preparado anteriormente, mezclamos bien para que todo quede integrado y vertemos en el molde. Horneamos durante unos 15-20 minutos aproximadamente. Una vez transcurrido este tiempo lo sacamos y lo dejamos enfriar sin desmoldarlo, mientras podemos ir preparando el Chessecake.

Ingredientes Chessecake:

  • 4 láminas de gelatina
  • 200 gr. de queso crema
  • 250 gr. de queso ricotta
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla
  • 100 gr. de azúcar
  • 150 ml. de nata para montar
  • 400gr. de compota de cerezas*

(*) En primer lugar prepararemos la compota de cerezas, os aconsejo lo hagáis con bastante anterioridad, yo la hice una semana antes que la tarta.

Ingredientes para la Compota:

  • 400gr. de cerezas deshuesadas (yo use unos 750 gr. de cerezas aproximadamente)
  • 120ml. de zumo de naranja
  • 50 gr. de azúcar avainillado
  • Ralladura de un limón

Preparación de la Compota:

Lavamos y deshuesamos las cerezas

En una olla o cazo ponemos el zumo de naranja, el azúcar y la ralladura de limón a fuego alto para que se disuelva el azucar. Después agregamos las cerezas, y cocemos  a fuego medio hasta que adquieran una textura blanda pero sin romperse, unos 15-20 minutos.

Una vez listo lo pasamos a un bote hermético y lo dejamos enfriar muy bien antes de meter en el frigorífico.

Preparación del Chessecake:

En primer lugar ponemos las hojas de gelatina en un bol o recipiente con agua para que se ablanden,  yo las he puesto por separado.

En un bol o recipiente batimos el queso crema,  el queso ricotta,  la vainilla y el azúcar,  hasta que la mezcla quede suave, reservamos.

Ponemos la nata en un cuenco resistente y sobre un cazo de agua hirviendo para calentarla, se trata de templarla un poco,  agregamos las láminas de gelatina escurridas una a una y vamos removiendo hasta que se disuelvan por completo.

Seguidamente colamos la nata para deshacernos de posibles restos de gelatina no disueltos y añadimos la nata a la mezcla de queso mientras batimos.

Trituramos la compota de cerezas hasta que se convierta en un puré.  Echamos un tercio del puré en la parte central de la base de bizcocho dejando libres borde. El resto del puré se lo añadimos a la mezcla de queso y removemos pero no demasiado para conseguir un efecto veteado.

Vertemos la mezcla sobre la base de bizcocho y extendemos con una lengua o paleta para que quede liso.  Metemos al frigorífico mínimo tres horas, yo os aconsejo que la dejéis hasta el día siguiente.

Decoración:

  • 15 gr. Chocolate negro derretido
  • 1 manga desechable
  • 1 boquilla pequeña redonda
  • Flores de azúcar

Derretimos el chocolate en el microondas,  un poquito para no pasarnos, después lo dejamos atemperar para que coja la consistencia adecuada para poder hacer el dibujo.

Introducimos el chocolate en la manga con la boquilla,  yo lo hice sin ella, y dibujamos sobre la tarta, las ramas simulando un cerezo, creo que no ha quedado mal aunque se puede mejorar…

Si la tarta esta fria, el chocolate enseguida se endurecerá,  después disponemos las flores de azúcar,  podemos pegarlas con el chocolate derretido restante.

Que opinas?  Te animas a intentarlo? Si es así me encantaría ver el resultado

Vamos con la anécdota de Valentina:

Una tarta como esta merece una dulce anécdota, ahí va,  durante un viaje en el coche, era de noche y Valentina empezó a preguntar por la Luna que la íbamos viendo,  esa noche era llena y muy bonita!!  Y la Luna vive en el cielo? Le conteste: Si y ella siguió preguntando: Y el sol? Yo dije: También. Y me dice: Y donde esta el sol? Contesté: Durmiendo y me dice: Entonces hay que hablar bajito para que no se despierte…jejeje

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

 

_20150831_010046

 

 

Red and Blue Velvet Layer Cake

Esta tarta la hice con mucho cariño para una familia muy especial para mí.
Conocí a Silvia y Alvaro cuando tenían cuatro y seis añitos, fue uno de mis primeros trabajos, estar a cargo de su cuidado.  Hoy día son dos jóvenes excepcionales,  y a pesar de que ya no necesitan niñera, yo sigo manteniendo relación con esta familia, a la que a través de esta entrada, quiero agradecer el cariño y la bondad que siempre han tenido conmigo.
Tenía muchas ganas de hacer esta tarta y que mejor momento que la visita de Silvia que se encuentra estudiando en Estados Unidos. Es por este motivo que me pareció una ocasión ideal el publicar esta receta hoy día 4 de julio, El Día de la Independencia en los Estados Unidos. Quería hacer algo relacionado con esta festividad,  y que se reflejará de algún modo en el dulce. Aunque no lleve a cabo mi idea inicial (esa me la guardo para otra ocasión) mi intención era reflejar los colores de la bandera Americana
Debo decir, que es una de las tartas que mas me ha gustado, la combinación del bizcocho red velvet, con chessecake es deliciosa y queda muy suave…os la recomiendo sin duda, ahora vamos con la receta!!!
Lo primero que vamos a preparar es el relleno de la tarta que en este caso se trata de un Chessecake, este debéis hacerlo un día antes que los bizcochos.
Ingredientes (molde 20 cm.)
  • 75 gr. de Chocolate blanco
  • 625 gr. de Queso crema (tipo Philadelphia)
  • 100 gr. de azúcar
  • 1 Huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:

En primer lugar derretimos el chocolate blanco y lo dejamos enfriar.

Precalentamos el horno a 160ºC.

Batimos el azúcar con el queso hasta que este bien mezclado, después incorporamos la vainilla y el chocolate fundido y batimos. Por ultimo añadimos el huevo y batimos todo, hasta que la mezcla sea homogénea.

Vertemos la mezcla en el molde, previamente engrasado y forrado el fondo, y horneamos a 160º unos 30-40minutos aproximadamente.

Cuando haya transcurrido este tiempo, sin abrir el horno, lo apagamos y dejamos el chessecake dentro, unas 8 horas aproximadamente, yo lo hice por la noche hasta el día siguiente. Después a la nevera.

Ingredientes Bizcochos (2 Moldes 20cm.) La receta es del libro de Alma Obregón.
  • 120ml. de aceite de oliva suave (en mi caso aceite de girasol)
  • 320 gr. de azúcar
  • 2 huevos L
  • 2 cucharadas rasas de cacao sin azúcar
  • 3 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 250 ml. de leche
  • 2 cucharaditas de zumo de limón
  • 300 gr. de Harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de colorante en pasta rojo (Extra red de Sugarflair)
  • 1 cucharadita de colorante en pasta azul*

*El teñido azul no salió del color esperado,  más bien tirando a turquesa,  verdoso, os aconsejo para conseguir un tono más azul, echar también un poquito de color violeta.

Preparación:

En primer lugar preparamos buttermilk casero, a los 250ml. de leche le añadimos el zumo de limón y dejamos reposar.

Tamizamos los ingredientes secos, la harina y el cacao y reservamos.

Precalentamos el horno 180ºC, calor arriba y abajo.

En un bol o recipiente, batimos bien el azúcar con los huevos y el aceite, hasta que todo quede bien integrado. Después añadimos la harina y el cacao,  alternando con la buttermilk que hemos preparado al principio. Iremos añadiendo un tercio de la harina y luego buttermilk, así hasta terminar por ultimo con la harina. A esta mezcla incorporamos el resultado de añadir al vinagre la cucharadita de bicarbonato de soda, hara reacción y comenzará a burbujear, en este momento hay que echarlo a la mezcla sin dejar de batir. Por ultimo añadimos el extracto de vainilla. Pero aún no vamos a teñir la mezcla, primero he pesado la masa y la he dividido por igual en dos recipientes, después teñimos cada mezcla de un color y vertemos en dos moldes individuales que habremos engrasado y forrado (solo la base) previamente.

Metemos los moldes al horno, y horneamos 45-50 minutos, en mi caso fueron algunos más, ya sabéis que ahí dependerá sobre todo de vuestro horno.

Transcurrido el tiempo de horneado, una vez hayamos comprobado que el palito sale limpio, sacamos del horno y una vez que podamos desmoldarlos, yo dejo pasar unos 10 minutos aproximadamente, lo dejamos enfriar sobre rejilla.

Montaje y Decoración:

  • 300 gr. de Nata para montar (Yo he usado Nata Vegetal)
  • Frambuesas, fresas y arándanos
  • Bizcocho desmigado
  • Azúcar glas

En primer lugar igualamos los bizcochos y la chessecake en caso de que haya diferencias con el diámetro. Después montamos los bizcochos y el chessecake dejando este ultimo en el medio, no es necesario poner relleno o crema adicional, ya que el chessecake es húmedo y se adhiere a los bizcochos sin problema.

Para terminar cubrimos la tarta con la nata, y decoramos con los frutos rojos. Y espolvoreamos el borde de la tarta (opcional) con restos del bizcocho desmigado.

 

Que te animas?? Quizás pueda parecer más complicada por el tema de andar haciendo el chessecake, pero os puedo asegurar que es muy sencilla y lo mejor es después cuando te la comes…!!! Jejeje

Antes de irme os dejo la anécdota de Valentina:

Ahora estamos en la etapa del porque?  Así que pregunta muchísimo el porque de todo,  hay cosas que son fáciles de aclarar y otras no tanto, la última ha sido esta mañana,  estaba viendo los dibujos en la televisión,  en concreto la película “El Rey León” y me pregunta: Mamá,  porque es León?  no se me ha ocurrido otra respuesta que: Porque nació León,  y parece que le ha servido,  jejeje!!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

 

 

 

 

 

 

Johnnycake

El mes de junio se ha caracterizado por un calor intenso que hace que te plantees encender el horno, pero no quería faltar a la cita del reto “Una galleta un cuento”  organizado por Patricia de Patty’s Cake , en esta ocasión Lidia de “Nunca es Demasiado Dulce” ha sido la anfitriona  y el cuento que ha elegido es “Pocahontas”.

La historia de “Pocahontas” nada tiene que ver con lo que hemos visto en la película de Disney por eso para el reto de este mes, nos hemos basado en las costumbres y cultura de los indios americanos.

“Pocahontas nació en el año 1595, su verdadero nombre “Matoaka” hija del jefe “Powhatan” jefe de la confederación algonquina del pueblo de los “Powhatan”. Su encuentro con el inglés John Smith fue cuando tenía 12 años y la tribu liderada por su padre lo apreso, ella quiso protegerle de que fuera ejecutado, pero no se conoce que hubiera relación entre ellos, ella tan solo era una niña. Al parecer la única relación conocida fue con John Rolfe con quien contrajo matrimonio, muy joven, después ella murió a la edad de 22 años durante un viaje de regreso a su hogar en un barco, por causas no muy claras…”

Os dejo enlace donde podéis ampliar más información.

Mi propuesta para el reto, fue algo que encontré revisando un poco la historia de los indígenas americanos, la verdad que me ha gustado y es bastante interesante, me parece una cultura  fascinante, os dejo este otro artículo que me ha gustado mucho.

Ahora vamos el Johnnycake.

Os hago una pequeña introducción que he sacado de la web: El origen que tiene el nombre “Johnnycake” nada tiene que ver con el nombre de John. Se les llamaba pasteles de viaje porque podían ser transportados en alforjas y horneados en el camino. Algunos historiadores piensan que al principio se llamaban Shawnee y que posteriormente los colonos arrastraron las palabras pronunciando como “Johnnycakes”. También se cree que “janiken” una palabra india americana que significaba “pastel de maíz” podría ser el origen. Los colonos de Nueva Inglaterra aprendieron a hacer este pan o pastel de los indios Pawtuxet locales, que mostraban a los peregrinos como moler el maíz para comer, se cree que el “Johnnycake” es originario de los habitantes nativos de América del Norte.

He encontrado un par de recetas, pero la que he hecho en este caso no lleva harina de maíz, el resultado se asemeja mas bien a un pan con cierto regustillo a mantequilla y salado que puede ser ideal para un aperitivo, aunque también se puede acompañar de mermelada o algo dulce.

Ahora si, vamos con la receta, que es mucho más sencilla que su historia…

Ingredientes (9-12raciones):

  • 330 gr. de harina sin tamizar
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 cucharadita de sal
  • 55gr. de azúcar
  • 115 gr. de mantequilla fría en cubos
  • 160 ml de leche a temperatura ambiente

Decoración:

  • Plantilla
  • azúcar glas

Preparación:

La preparación se asemeja un poco a cuando hacemos una masa quebrada, con la diferencia de que en este caso hay que amasar la mezcla.

En primer lugar mezclamos todos los ingredientes secos sin tamizar en un bol o recipiente.

A la mezcla seca le añadimos la mantequilla fría cortada en cubos y se trabaja la mezcla, yo he usado la maquina pero se puede hacer manual, he batido con el accesorio varillas los ingredientes hasta conseguir que la mezcla formara consistencia de tierra o gruesa, añadimos la leche y después con el accesorio gancho o a mano amasamos un poco hasta que se convierta en una masa suave, terminamos de amasar en una superficie enharinada. Formamos una bola y lo dejamos reposar en un bol unos diez minutos, yo lo deje un poco más veinte minutos más o menos, el tiempo que precalentamos el horno, a 175ºC.

En un molde de unos 23 cm. aproximadamente, engrasamos y cubrimos el fondo con papel de hornear y disponemos la masa aplanandola para extenderla por el molde.

Metemos al horno durante 20-25 minutos aproximadamente, yo lo deje 30 minutos.

Una vez listo lo dejamos enfriar sobre rejilla.

Yo lo he decorado espolvoreando azúcar glas sobre una plantilla decorativa.

Tengo que confesar que mi primer pensamiento es que había hecho una galleta gigante y que iba a saber a eso, pero me ha sorprendido que por dentro estaba tierno, así que he quedado contenta con el resultado. Espero que os haya gustado, a mi sobre todo me ha gustado conocer la historia.

A continuación os dejo enlace para que podáis ver lo que han preparado mis compañeras del reto.

Y para finalizar hoy en lugar de la habitual anécdota de Valentina, quiero aprovechar este pequeño espacio para hacer un homenaje a Marga Álvarez o como la conocían en Facebook Margarita Repostera, conocí a Margarita en el año 2012, y a través de ella descubrí la Repostería Creativa. Marga, agradecerte que hayas compartido tú talento, contigo inicie lo que para mi a día de hoy es mi pasión, gracias por haber formado parte en ello y haberme enseñado un poco de ese don que llevabas dentro, es seguro que allá donde estés ahora huele a bizcocho de esos tan ricos que solo tu hacías!!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

 ¡¡¡Dulces Postres!!!

 

 

 

Cake Pops Ositos

Un mes más nos encontramos en el reto “Una galleta un cuento”  organizado por Patricia de Patty’s Cake , en esta ocasión Mar de Fiesta ha sido la anfitriona  y el cuento que ha elegido es “Ricitos de Oro y los tres ositos”

Os dejo un breve resumen del cuento, por si no lo recordais…

Trata de tres ositos que viven en una cabaña en el bosque, la mamá, el papá y el hijo, un día a la hora del almuerzo, como su sopa esta demasiado caliente, deciden salir a pasear por el bosque mientras se enfría, en esto que una niña llamada “Ricitos de Oro” que pasaba por allí, entra en la casa y decide probar la sopa, y las camas de los osos, siempre decantándose en sus gustos por la sopa y la cama del pequeño Osito. Una vez se ha comido la sopa, la niña se acomoda en la camita más pequeña y se queda dormida,  momento en el que  aparecen de vuelta los tres osos….

El resto os dejo enlace por si queréis profundizar en la historia, haz clic aquí.

Para el reto de este mes tenía claro lo que quería hacer, ahora lo que no tenía muy claro es si saldría, es la primera vez que hago Cake pops y era un tanto arriesgado pues no tenía otra alternativa, pero la verdad es que estoy muy contenta con el resultado,  quizás ha sido la suerte del principiante, pero lo que si sé de seguro es que ha sido gracias a los consejos de las chicas de Momento Cupcakes que tienen publicado un post estupendo con todos los consejos para hacerlos, os de enlace.

En el mismo enlace nos dejan la receta para hacer los Cake pops en el molde de silicona, y es la que yo he usado y os voy a anotar a continuación. A pesar de no haberlos hecho nunca,  me parece una alternativa mucho mejor a las otras recetas que he leído y que consisten en formar las bolas con restos de Bizcocho y buttercream.  Así que me dije vamos a intentarlo….me compre el molde de Kitchen Kraft, los palitos y los famosos Candy Melts (podéis encontrarlo todo en tiendas de Repostería) a mi me ha encantado el molde creo que ha sido un acierto,  sin duda lo recomiendo.

Ahora sí os dejo la receta:

Ingredientes (con estas cantidades da para hacer dos hornadas del molde)

  • 200 gr de azúcar
  • 200 gr de Harina
  •  2 Huevos yo he usado L
  • 100ml de aceite ( en mi caso de girasol)
  • 120ml de buttermilk ( 115ml de leche + 5ml de zumo de limón)
  • 1 cucharadita de Levadura
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:

Precalentamos el horno a 190º, calor arriba y abajo.

En primer lugar preparamos el buttermilk _podeis comprarlo, yo siempre suelo hacerlo casero porque es muy fácil y la verdad que no me lo he encontrado por las tiendas que frecuento_ mezclamos la leche con zumo de limón y reservamos.

Batimos con el accesorio varillas el azúcar y los huevos durante unos cinco minutos, después vamos incorporando el aceite y la cucharadita de extracto de vainilla, sin dejar de batir.

Por último añadimos a nuestra mezcla la mitad de la harina, incorporamos el buttermilk que tenemos reservado y la otra mitad de la harina, mezclamos hasta que se integre, sin sobrebatir, podemos terminar de incorporar la mezcla con la espátula.

En mi caso, si que he engrasado un poquito el molde, con spray desmoldante, pero muy poquito, he pulverizado un pincel de silicona y he untado cada hueco del molde, tanto por abajo en la base como arriba en la tapa, pero tan solo con una pulverización, no es necesario más.

Para echar la mezcla en el molde yo he usado una manga desechable, podéis hacerlo también con una cuchara de helado, llenáis los huecos del molde (ver video que enlazo al final del post).

Metemos el molde al horno….en mi caso han sido 20 minutos_veinte minutos interminables en los que estaba deseando que se pasarán volando para ver el resultado, me quede mirando como una tonta el horno como si fueran a pasar más deprisa por ello, al final me salí de la cocina, había estado leyendo opiniones diversas sobre estos bollitos suicidas, y en su mayoría eran nefastas…

El tema del horneado depende un poco de cada horno, yo en mi caso como se que mi horno suele tardar un poco más de tiempo que lo que estipulan las recetas, abrí cuando habían transcurrido los veinte minutos y pinche por dentro de algunos de los agujeritos del molde y al ver que salía seco, los saque.

Después dejáis el molde sobre una superficie enfriar antes de abrirlo_otro momento de angustia_ es importante que no lo abráis a pesar de que estéis deseando ver el resultado, es una prueba un tanto difícil, sobre todo para mí que no aguanto ni los 10 minutos de rigor para desmoldar los bizcochos.

Mientras podéis ir preparando la cobertura para los cake pops…

Montaje:

Ingredientes:

  • 1 bolsa de Candy Melts (En mi caso he usado una bolsa de candy melts como la que os puse en la imagen más arriba) otra opción sería preparar una cobertura de chocolate, cualquiera que soléis hacer en otras ocasiones, ahora debéis tener en cuenta que coger el punto idóneo al derretir el chocolate de forma que no quede excesivamente liquido o espeso.
  • Palitos para Cake Pops_yo he usado de 20cm_
  • Crisco (es una especie de manteca vegetal) yo como no tenía he usado aceite de girasol, también podéis hacerlo con Aceite de Oliva.
  • Un bol que sea mas o menos profundo, y apto para meter en el microondas, será donde bañemos los cake pops.
  • Base de Porexpan que haga de soporte.

Preparación:

Echamos los candy melts en el bol y lo metemos en el microondas 30 segundos, no más. Yo lo he puesto en la temperatura máxima, a pesar de que en la bolsa indican que puedes ponerlo en la opción de descongelado, pero a mi no me funcionó. Después puede parecer que no esta, removemos con una lengua y se van fundiendo todas las pastillas haciéndose una mezcla, según veamos el espesor, vamos echando poquito a poquito aceite y removemos hasta que adquiera más o menos la consistencia que deseamos.

Un consejo, antes de bañar los cake pops, intentad alisarlas deshaciendoos de los restos de bizcocho, sobre todo en la parte del centro de cada bola, para evitar que posteriormente se vea una marca en su parte central.

Esta vez no he dejado fotos del paso a paso porque en el video del que os dejo enlace a continuación, esta muy bien y queda muy claro el proceso.

Decoracion:

Necesitamos, fondant marrón, dos tonalidades, clara y oscura y fondant negro (yo uso marca funcakes, es el que mas me gusta para modelar)

Tintes en gel, yo en este caso, como tenía fondant blanco he usado para hacer el marrón, aunque me ha costado llegar al color para igualar con el chocolate.

Si teneis CMC son unos polvitos para endurecer el fondant para los modelados. Aunque en este caso como son decoraciones pequeñas, no es imprescindible.

Boquillas, rodillo, estecas y demás accesorios cortadores, etc…

Pajaritas de tela o papel

El Candy Melt seca en seguida, así que podéis disponer los cake pops en un soporte, si tenéis o base de porexpan, e ir decorandolos uno a uno.

Yo he pegado directamente las decoraciones al chocolate, en este caso no he usado nada para hacer de pegamento. Finalmente les ponemos las pajaritas y listos para las fotos…

Me he sentido observada….mientras hacia las fotos!!!! Jejeje…

Espero que os hayan gustado!!! A mi me ha encantado hacerlos!!! Os animo a que probéis y si tenéis cualquier duda ya sabéis…

Si queréis ver lo que han preparado el resto de mis compañeras os dejo enlace aquí.

Ahora vamos con la anécdota de Valentina:

Bueno primero contaros que con ella los cake pops han sido un éxito, principalmente porque llevan chocolate claro…menuda golosa que esta hecha…se comió dos sin decorar y todavía pedía otro.

La anécdota es que el otro día vamos en el coche y su padre y yo íbamos pensando en la comida del día siguiente, lo ibamos comentando  y le digo: Y Valentina?_pensando en que le dábamos a ella_y salta ella por detrás: Estoy aquí…jejeje

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

 ¡¡¡Dulces Postres!!!

 

 

Apple and Strawberry Pie

O “Pastel de Manzana y Fresa” tenía muchas ganas preparar este tipo de Tarta, llevo un tiempo viendo la gran variedad que hay de ellas y que mejor ocasión que para celebrar el día de la madre.

Tengo que confesar que el resultado me ha sorprendido,  pues el proceso es bastante laborioso y al ser la primera vez…ya se sabe, pero me ha encantado hacerla, lo bonita que queda en las fotos en crudo, y lo que mas me gusta sobre todo el tema de las decoraciones, echaba de menos el fondant, que por tiempo últimamente lo tengo aparcado.

Creo que tanto para la decoración como para el relleno,  estas tartas dan mucho juego,  pues prácticamente puedes utilizar y hacer las combinaciones de ingredientes que te apetezca. En el caso de la masa yo lo tenía claro,  he utilizado la misma receta que hice para estos Corazones de masa quebrada y la verdad que es un acierto. Vamos con la receta!!!

Ingredientes para la masa (Esta es la receta base, hay que doblar estas cantidades):

250 gr de Harina

15 gr de azúcar (la mitad avainillada)

120 gr de mantequilla sin sal en dados fríos

1 huevo

1 pizca de sal

3 cucharadas de agua muy fría

Ingredientes para el relleno:

1/2 kg de fresas

2 manzanas pequeñas (260 gr. Aprox.)

90 gr. de azúcar

25 gr. de Harina

1/2 tsp de canela

Decoración y acabado 

2 Tbsp de azúcar para rociar antes de meter al horno

Huevo batido para sellar y pincelar

Colorante en pasta (en mi caso Wilton)

Expulsores y cortadores varios

Preparación de la masa:

Echamos todos los ingredientes en el bol y batimos con varillas hasta que la consistencia sea de tierra, cambiamos al accesorio gancho, si lo hacéis con amasadora, dejamos que amase hasta que forme una bola, sin sobrebatir demasiado, enseguida tendremos una masa compacta y suave. Envolvemos la masa en papel film sin amasar con las manos nos ayudaremos del papel film para irlo cerrando compactando la masa en forma de paquete que llevaremos al frigorífico.

Preparación del relleno:

Cortamos las manzanas y las Descorazonamos, troceamos las manzanas y las fresas y las ponemos en un bol junto con el azúcar,  removemos bien y lo metemos en el frigorífico.

Preparación Decoraciones y acabado

Sacamos la masa que tenemos en el frigorífico y la partimos en dos,  un trozo más grande que el otro para la base de la tarta,  nos quedamos con este y la otra parte volvemos a meterla a refrigerar.

Alisamos nuestra masa base con un rodillo, es mejor que la masa este cubierta por arriba y abajo de papel film y pasemos el rodillo por encima alisando y dándole forma circular del tamaño del molde que vamos a utilizar. Una vez tengamos la forma y tamaño adecuados, volcamos la masa encima del molde y vamos aplanando y ajustando la masa dándole la forma de los bordes e intentando que sobresalga un poco de masa por arriba para poder disponer después los adornos…. en mi caso el molde que he utilizado no me daba mucho margen, en fin no ha salido mal del todo…

Una vez dispuesta la masa en el molde tapamos con papel film y de nuevo al frigorífico.

Ahora le toca el turno a las decoraciones, cogemos la otra parte de la masa que habíamos reservado y seguimos el mismo proceso que con la base, dejaremos una parte para las tiras que cubren la tarta…aquí me quedé corta, por ello mejor doblar la receta, así más vale que sobre…la meteremos al frigo, y nos centraremos en las decoraciones.

Alisamos la masa y con los cortadores que hayas elegido vais haciendo las formas, recordad que está masa es mejor no manipularla con las manos,  durante todo el proceso me he ayudado del papel film y del rodillo, pues corremos el riesgo de que se vuelva demasiado elástica y cuando la cortas encoge, esta quizás sea la parte más engorrosa de toda la elaboración pero merece la pena ver el resultado.

Ponemos las decoraciones en una tabla o plato llano y al frigo también tapadas con film.

Opcional

Si os animáis podéis coger una parte de la masa y teñirla con colorante en pasta del color que más os guste, yo a pesar de que no las tenía todas conmigo escogí un color rosado y teñi una pequeña parte para el centro de las flores, tengo que reconocer que el resultado me gustó bastante, lo que hice fue mojar un poquito un palillo con tinte,  hundirlo en la masa y mezclarla bien con el tinte para que cogiera todo el color, después lo dejé unos minutos en la nevera, transcurrido este tiempo podéis hacer las formas que queráis con la masa teñida siguiendo siempre el proceso anterior, yo en este caso hice las bolitas a mano para el centro de las flores, otra opción en lugar de teñir la masa, sería hacer las formas y pintarlas posteriormente con un pincel…esto tengo que probarlo en otra ocasión

Lo siguiente será preparar las bandas que cubrirán la tarta,  alisamos con el rodillo, yo me he ayudado de una regla y podéis usar un cortador de pizza o Una esteca para ir cortando las tiras, yo las hice de un centímetro aproximadamente, ahí ya según gustos y la idea que tengáis, las que he podido ver en Pinterest, suelen hacerlas mucho más anchas.

Precalentamos el horno a 200 grados y mientras sacamos la base y el relleno.

Quitamos el líquido que se ha generado en la mezcla de fresas y manzana e integramos la harina y la canela, removemos bien todo y vertemos la mezcla dentro de la base,  extendemos bien.

Pincelamos el borde del molde y ponemos las tiras que hemos preparado intercalándolas en diagonal y cruzandolas o como más os guste,  finalmente disponemos las decoraciones en el borde de nuestro molde y para terminar pincelamos todo con el huevo batido, espolvoreamos con azúcar y al horno unos 35-40 minutos,  en mi caso fue un poquito más.

 Cuando veáis que empieza a dorarse la masa y el relleno burbujea estará lista,  la sacamos, la dejamos enfriar y lista…si os la tomáis templadita esta deliciosa, también ideal acompañarla con helado…

Quien se anima?? Si lo haces,  hazme llegar la foto!!!

Antes de irme os dejo la anécdota de Valentina:

El sábado pasado viene con su padre toda contenta,  y me dice: Mamá hemos hecho un regalo para ti,  hemos estado decorando una tarjeta y te vamos a hacer un regalo!!! Jajajaja a mi marido se le quedó una cara de poker, me parto, que graciosa!!! Me encanta la naturalidad e inocencia con la que lo hizo…lástima que con la edad lo perdamos, para mi el mejor regalo su carita diciendomelo jejeje

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

 ¡¡¡Dulces Postres!!!

Cupcakes de Nubes

Hola de nuevo a todos!!!! Para este mes de abril que nos deja en muy poquitos días, el cuento elegido para el reto de “Una galleta un cuento”  organizado por Patricia de Patty’s Cake (tenéis toda la información haciendo clic en el nombre del reto) es “Jack y las Habichuelas mágicas”

Os dejo resumen de la historia:

Jack es un niño que vive con su madre viuda, ambos se encuentran en una situación de pobreza, pues solo les queda un vaca como recurso para ir sobreviviendo. Cuando esta deja de dar leche deciden venderla, por lo que Jack se dirige al pueblo con ese fin, pero en su camino se topa con un hombre que le ofrece unas habichuelas según dice mágicas a cambio de la vaca, Jack aunque algo reticente acepta y hace el cambio. Cuando llega a su casa y se lo cuenta a su pobre madre esta se echa las manos a la cabeza y muy enfadada lanza las habichuelas por la ventana. A la mañana siguiente para su asombro ambos contemplan el enorme tallo de una planta que ha crecido en su jardín. Jack trepa por el tallo hasta alcanzar las nubes, allí descubre que vive un gigante que guarda un tesoro, al que hará varias visitas llevándose parte de su riqueza, finalmente será descubierto por el gigante que le persigue e intenta bajar por el tallo, pero Jack y su madre consiguen cortarlo, el gigante cae para no saberse nada más de él. Jack y su madre viven felices para siempre.

Ahora vamos con la receta que os traigo para esta ocasión. Esta vez me he inspirado en una imagen que vi en Pinterest, me pareció muy original la idea y apropiada para el cuento. Se trata de unos cupcakes nubes adornados con unas monedas doradas de chocolate. Para la receta he pensado que irían bien unos cupcakes de leche condensada y la cobertura es una crema de nata y queso.

Ingredientes para los cupcakes(10-12 cupcakes):

  • 3 Huevos
  • 220 gr. de azúcar
  • 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 gr. de Harina
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura
  • 120 ml de leche entera
  • 3 cucharadas de leche condensada

Preparación:

Precalentamos el horno 180º calor arriba y abajo.

Batimos el azúcar y la mantequilla en una batidora de pie o con varillas durante aproximadamente cinco minutos, hasta que la mezcla blanquee, después vamos incorporando uno a uno los huevos hasta que se vayan integrando en la mezcla. Añadimos las tres cucharas de leche condensada y finalmente agregamos la harina y la levadura que habremos tamizado previamente, lo haremos en tres adicciones e intercalando con la leche, hasta que consigamos una mezcla homogénea, no es necesario sobrebatir.

Disponemos las capsulas de los cupcakes en la bandeja para cupcakes y rellenamos cada una con la mezcla anterior, es importante rellenar las tres cuartas partes de cada capsula para que salgan bien y no se desborden.

Horneamos los cupcakes unos 20-25 minutos aproximadamente.

Mientras podemos ir preparando el frosting;

Ingredientes para el frosting (para decorar unos 6 cupcakes):

  • 250 gr. de queso Philadelphia
  • 125 gr. de azúcar glasé tamizada previamente
  • 200 ml. de nata liquida (en mi caso Nata Vegetal “Ambiante”)

Preparación del frosting:

Mezclamos el queso y el azúcar glasé en la batidora o con varillas. Después ya sin batidora, de forma manual incorporamos la nata que habremos montado previamente y mezclamos hasta que este todo integrado y a la nevera hasta su uso.

Decoración:

  • Manga desechable
  • Boquilla redonda (haz clic en el nombre para ver foto)
  • Monedas doradas de chocolate

Os dejo un enlace donde podéis ver un video para la decoración de los cupcakes:

A mi me han empezado a salir un poco mejor cuando había decorado cinco o seis, todo es practica!!! jejejeje

Espero que os haya gustado, a continuación os dejo enlace por si queréis ver lo que han preparado mis compañeras del reto, pinchad aquí.

Ahora vamos con la anécdota de Valentina:

La otra tarde, ella ya había merendado y yo me dispuse a hacer lo mismo me preparé un té con dos galletas. Cuando me lo voy a tomar, como suele suceder, seguro que a todas os pasa, que se le antoja lo que os vais a comer, me dice: Yo quiero de eso…le digo las galletas son para mí, y me salta: Mamá hay que compartir!!! Jajajaja, Que os parece?…

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

 ¡¡¡Dulces Postres!!!

 

 

 

 

Las Torrijas de mi madre

Habéis visto “Del revés”??? Me encanta, creo que es genial como han representado las distintas emociones que todos experimentamos. En ella explican muy bien todo lo que ocurre ahí arriba en nuestra cabecita que es la que rige todo nuestro ser. Cuando hablan de los recuerdos esenciales que son los que definen y forman las diferentes partes de nuestra personalidad, eso me evoca  pensar en cuando era una niña e iba a acompañar a mi abuela al Economato ( a algunos os sonará a chino, pero así se llamaba) a llevar los cascos de las botellas y luego me daba pan con aceite y azúcar para merendar,  estos recuerdos aunque parezcan una tontería,  forman parte de la persona que soy hoy, el cariño con el que mi abuela me daba esa rebanada de pan, me recuerda  lo importante que son las tradiciones y las costumbres que pasan de generación a generación,  otro de mis mayores recuerdos y que hoy sigo disfrutando son las torrijas de mi madre,  me chiflan y a aunque yo sigo su receta, no me salen tan bien como a ella.
Este postre tradicional no tiene mucho misterio, quien no ha hecho torrijas? Yo creo que el secreto está en el cariño que ponen las madres y las abuelas en hacerlas, más que en la propia receta.
Hoy como homenaje a esos recuerdos de nuestra infancia,  comparto con vosotros la receta de las torrijas que hace mi madre.
*En esta ocasión, hice también el pan para las torrijas, os dejo enlace de la receta
Ingredientes:
1 barra de pan normal o especial para torrijas*
1 L o 1 1/4 L de leche
8 cucharadas de azúcar
2 barritas de canela
4 huevos
1 L de aceite suave (nosotras usamos el de girasol)
Azúcar y canela para decorar
Preparación:
Cortamos el pan en rebanadas y lo disponemos en una fuente o recipiente grande con fondo, reservamos.
Calentamos la leche junto con las barritas de canela. Cuando la leche este caliente añadimos las cucharadas de azúcar, así se disuelve mejor y removemos. Una vez se haya disuelto el azúcar,  retiramos del fuego y dejamos reposar un ratito tapado con un paño para que la leche infusione y coja el aroma de la canela.
Después retiramos las barritas de canela y vertemos la leche poco a poco,  ayudándonos de un cazo, sobre las rebanadas de pan y dejamos que el pan vaya empapándose.
Dejamos reposar una hora, en la que de vez en cuando iremos dando la vuelta a las rebanadas para que se empapen bien por los dos lados. En caso de ser necesario añadiremos más leche.
Transcurrido este tiempo,  vamos con el paso final, este quizás sea el más engorroso, pero vale la pena.
Primero prepararemos las fuentes o platos donde pondremos las torrijas al final de la preparación,  en ellos ponemos papel de cocina y espolvoreamos con una mezcla de azúcar y canela.
Batimos los huevos y reservamos. Es mejor organizarse bien así que nos haremos a la idea de que esto es como el trabajo en cadena,  preparados los huevos, ponemos el aceite a calentar, en una sartén preferiblemente honda,  tipo wok es ideal. El aceite debe estar bien caliente, cuando vemos que empieza a humear es que esta listo.
En este momento comenzamos nuestra cadena, cogemos una a una las rebanadas de pan y las mojamos en el huevo,  de forma que quede bien impregnada, seguidamente la sumergimos en el aceite con mucho cuidado de no quemarnos y vuelta y vuelta. Las sacamos y las vamos disponiendo en las fuentes que hemos preparado anteriormente. Espolvoreamos cada torrija con la mezcla de canela y azúcar y dejamos enfriar. Seguiremos este proceso con todas,  y listo.
Tienen buena pinta…verdad? Espero que os haya gustado, a mi madre le salen exquisitas…
Las fotos las hice el año pasado para participar con la receta en un concurso de canal cocina (La abuela Lolita). Pero me quede pendiente de subir la receta al blog.
Vamos con la anécdota de Valentina:
Este fin de semana, han organizado una Feria Medieval cerca del Ayuntamiento.  Cuando fuimos a pasear y ver los puestos, había gigantes y cabezudos para animar la fiesta, por supuesto Valentina que lleva una temporada que cualquier persona que lleve una mascara o vaya disfrazada le da miedo, en cuanto vio al primero aparecer quería marcharse, así que nos metimos al centro comercial de al lado hasta que pasarán, pero la pobre seguía oyendo el jolgorio que tenían montado y decía: Mama, que vienen los tontos…¡¡¡ Jajajaja
Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!
 ¡¡¡Dulces Postres!!!

Tarta Mort Subite

Antes cuando todavía no me había dado la locura por la Repostería,  pero ya me picaba el gusanillo,  me guardaba muchas recetas en recortes o trozos de papel anotadas (hablo de hace unos años, cuando aún la tecnología de los móviles e Internet no eran los protagonistas de nuestro día a día)  luego se quedaban en el olvido por falta de tiempo o de interés, archivadas en cualquier cajón , aún así no me he desecho de ellas. El caso es que desde la mudanza hace ya un año, todavía tengo desubicadas ciertas cosas, pero curiosamente el otro día, buscando una de ellas, rescate la receta que hoy os traigo.
Me alegre de encontrarla y me trajo muy buenos recuerdos, pues uno de los ingredientes es la cerveza de frambuesa, yo la probé por primera vez, pese a que ya se comercializa desde hace años en nuestro país, cuando fuimos a Brujas en 2012,  un viaje muy bonito os los recomiendo.
Yo no soy muy de cervezas, pero esta me encantó, así que me puse tan contenta de poder seguir disfrutandola aquí…
Vamos con la receta…
Ingredientes:
– 250ml. de cerveza de frambuesa (la más conocida es la cerveza Mort Subite)
– 250 gr. de mantequilla sin sal
– 75 gr. de cacao en polvo (valor)
– 400 gr. de azúcar
– 140 ml. de nata liquida para montar
– 2 Huevos
– 1 cucharadita de aroma de vainilla en pasta o extracto
– 250 gr. de Harina
– 2 y 1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico
– Frambuesas para decorar
Ingredientes para el relleno o frosting:
– 300 gr. de queso tipo Philadelphia
– 150 gr. de azúcar glace
– 360 ml de nata montada (yo he utilizado Ambiante)
Preparación:
En primer lugar ponemos la cerveza en una olla a calentar sin que llegue a hervir, cuando este caliente añadimos la mantequilla fría cortada en trozos, lo vamos moviendo hasta que la mantequilla se derrita por completo, retiramos y reservamos.
En un bol o recipiente ponemos los ingredientes secos, el cacao, el azúcar, la harina tamizada y el bicarbonato, y mezclamos hasta que todo quede de un color uniforme.
Precalentamos el horno 180º
Batimos los huevos, la nata liquida y el extracto de vainilla hasta que la mezcla sea homogénea, podéis hacerlo de forma manual o con batidora, una vez terminada, vamos añadiendo los ingredientes secos hasta conseguir una masa firme y sin grumos.
Engrasamos el molde bien con mantequilla o spray desmoldante. Yo he utilizado un molde de 18cm, pero os aconsejo que utiliceis  uno un poco más grande para que la masa se extienda bien y se hornee, 20-24 cm, la tarta quedara algo más baja.
Vertemos la masa en el molde y lo metemos al horno 50-60 minutos aproximadamente, aquí como siempre digo dependerá de cada horno, es una mezcla bastante liquida, por ello si transcurridos el tiempo, pinchamos y  si el palito sale mojado os recomiendo que lo dejéis en el horno hasta que este completamente hecho.
Una vez listo, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre rejilla.
Mientras preparamos el frosting, mezclamos el queso y el azúcar con una batidora de pie hasta conseguir una crema suave, después añadiremos la nata que habremos montado previamente y la iremos incorporando poco a poco con movimientos suaves hasta que todo quede bien mezclado, para mi gusto, yo bajaría la cantidad de nata a unos 250-300ml. para evitar que le quiste protagonismo al queso. Nos quedará una crema consistente para rellenar y cubrir nuestra tarta.
Decoración:
Cortamos el bizcocho una vez frío con una lira, en mi caso solo he hecho un corte, rellenamos  y cubrimos con la crema de queso y decoramos con las frambuesas.
El siguiente paso no os lo voy a decir porque ya lo sabéis…ñam ñam
El resultado es una tarta deliciosa y húmeda con un regustillo a la cerveza.
Para despedirme os dejo la anécdota de Valentina:
En el colegio le han enseñado el otro día que rabbit es conejo en ingles, ella no se si se ha enterado mucho de si es ingles, el caso es que ha venido del colegio diciéndole a su padre, que los rabbit comen zanahorias y que quiere un rabbit…jejeje
Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!
 ¡¡¡Dulces Postres!!!